Deportes
JEREMÍAS HERNÁNDEZ PRESIDENTE DE LA FEDERACIÓN DE LUCHA CANARIA DE TENERIFE

"La deuda rondaba los 30.000 euros; si lo llegamos a saber, no entramos"

El Día, Santa Cruz de Tenerife
13/ago/18 6:16 AM
Edición impresa
"La deuda rondaba los 30.000 euros; si lo llegamos a saber, no entramos"

Jeremías Hernández, presidente de la Federación de Lucha Canaria de Tenerife, ha concluido el primer curso en el que su junta ha podido implementar su programa de gobierno, dado que esta fue elegida a mitad de la temporada 2016/2017. El regente güimarero visitó EL DÍA con el objeto de repasar buena parte de los temas que afectan al deporte vernáculo.

¿Qué balance hace de la recién concluida campaña?

Muy positivo. En el plano deportivo, se ha organizado nuevamente la competición de lucha corrida. Se ha consolidado. Hemos visto que ha funcionado. En las categorías de base, los Juegos Cabildo hacen funcionar una competición durante casi 10 meses. Hay unas 20 escuelas participando cada sábado, lo que supone unos 600 niños. Hemos revalidado el título de selecciones infantiles Faro de Maspalomas. Por primera vez, las selecciones femeninas compitieron y Tenerife también ganó. A nivel juvenil se quedó subcampeón de Canarias. Y en cadetes se volvió a ganar. Gracias a Cajasiete se pudo ofertar una final de Copa sénior femenina. No se puede pedir más.

En competiciones como la Copa masculina o el Torneo de lucha corrida de Primera no comparecieron todos los equipos sénior. ¿No da mala imagen dichas ausencias?

El problema es que se amparan en el reglamento. Cuando se produce la inscripción, la parte obligatoria es la de la Liga. La parte voluntaria es el resto de competiciones. Hubo falta de implicación. No se puede obligar, pero moralmente desvirtúa la falta de compromiso de algunos equipos. Lo que necesitan los equipos es competición. Los cadetes y juveniles de los clubes que no participaron estuvieron sin competir prácticamente cuatro meses.

¿No le parece demasiado larga la temporada de lucha, en algunos casos con más de 40 luchadas para ciertos equipos?

Sucede que se han sumado las luchadas de la Regional. A los equipos que han participado en Tercera no se les ha hecho larga.

¿Se podría planificar mucho antes las competiciones de la próxima temporada y no esperar tanto?

El problema es el tema de la licencia y de la mutualidad. Entre que los equipos abonan la licencia federativa y están dados de alta, prácticamente se te puede ir a finales de septiembre o principios de octubre para poder comenzar.

En otros deportes se ven calendarios completos de la temporada. ¿En la lucha canaria sería posible llevarlo a cabo?

No es imposible. La idea es comenzar el primer fin de semana de octubre, una vez hemos puesto de fechas de inscripción, en la categoría a participar, del 3 al 18 de septiembre. En esas dos semanas se sortea el calendario. A partir de ese momento, se podrían saber las fechas de las tres competiciones. La pretemporada siempre va a ser en septiembre, a no ser que se cambie el calendario de competición, como se quería y no se aceptó en la Asamblea, hacia uno de año natural. Se llevará otra vez la propuesta. Sería lo más adecuado porque evitas el parón de agosto, en el que el luchador deja de tener licencia. Facilitaría mucho el tema de las luchadas que se hacen en verano, como la de Candelaria. Se trata de avanzar. Nos estamos poniendo frenos nosotros mismos.

¿Por qué no hacer una Segunda Categoría en condiciones?

Porque los clubes no tienen economía para hacer equipos con 12 puntos. Sería un importe bastante elevado, que equipos de Tercera del curso pasado no podrían afrontar. De esos, tal vez había uno o dos. Hay que mirar por todos los equipos y generar competición en función de esto. En la reunión se convino hacer Tercera, con dos destacados C. Ahora se llama Segunda Categoría a nivel insular.

¿Cómo es la relación de la Insular con la Regional?

Es de lo más correcta, muy cordial. Todos trabajamos y aportamos en pro de la lucha, conjuntamente con la Regional. No tengo ningún tipo de problema con nadie de la Regional, ni con ninguna persona de las insulares.

Desde su posición, ¿ve al palmero Aridane, que saldrá en Primera, y al herreño Concepción, en Tercera -Segunda tinerfeña-, compitiendo en Tenerife?

El Concepción va a participar en la Tercera Categoría grancanaria porque tienen un destacado C, como Cristian Díaz "Chimiche", y en Tenerife competirían en desventaja.

Podrían fichar a otro C.

Podría ser. Cuando se han puesto en contacto con nosotros, hemos estado abiertos a que participen. Cuantos más equipos, mejor. Con respecto al Aridane, nadie se ha puesto aún en contacto con nosotros. Supongo que será a través de la Federación regional. Si pasa, lo propondremos a los equipos de Tenerife. Veremos cuál podría ser el tipo de ayuda que se le da a los equipos.

Habría que buscar la fórmula de financiación necesaria para los desplazamientos.

Igual a un equipo de Tenerife, o a uno de Gran Canaria, o al propio Aridane no le es rentable estar viajando cada 15 días. No es fácil, pero son los clubes los que decidirán.

¿Perderemos algún club este año en Tenerife, como pasó el pasado con el Ravelo?

Según las reuniones que hemos tenido, no hay ningún equipo que vaya a dejar de competir. Se recupera el Arona, con otra directiva, y el Chacaica está ahí. A ver si podemos lograr que haya una Tercera con un mínimo de alineados de cuatro sénior, sin destacados C y que el resto sean cadetes y juveniles, alineando nueve luchadores por cada bando. Se trata de dar salida a todos esos luchadores que vienen de abajo.

¿Qué equipos competirían en esa categoría?

En principio, los únicos que han manifestado su interés son el Chacaica de Araya, el Valientes de Arico y el San Isidro. Pensábamos que Las Adelfas del Puerto de la Cruz también podría, pero finalmente no. Con tres equipos es muy difícil hacer una Liga. Se trata de planificar para que salgan nuevos equipos. Pronto va a haber actividad nuevamente en Ravelo, a través de una escuela o algo así.

El Chimisay y el Victoria parece que han solventado sus problemas y competirán.

Creemos que van a tirar hacia delante y que saldrán en Segunda. Es importante para la lucha.

Se habla mucho de la formación de los árbitros, de los monitores, de los entrenadores? ¿Hace falta formar a los directivos para que los proyectos tengan cierta duración en el tiempo? ¿La Federación Insular piensa en eso?

Sería interesante que hubiese cursos de reciclaje para todos. Hay directivos o incluso luchadores que desconocen el reglamento. La mayor parte de ellos están al día, conocen y aportan. Contemplado está el tema arbitral, de entrenadores y monitores. Son los que están al pie de terrero.

¿Se puede hacer más por la lucha femenina, por que haya más equipos sénior, por que sean más protagonistas?

Realmente, si empiezas a motivar desde las selecciones de base infantiles y si se pudiera conseguir que se haya selecciones cadetes y juveniles de niñas, que la idea ya se trasladó, seguramente volverán a engancharse, a estar más presentes y vuelvan a salir más equipos. Falta un poco de voluntad para sacar esas selecciones.

En su programa dijo que se iban a publicar los porcentajes de rendimiento mensualmente. ¿Por qué no se hizo?

Realmente, cuando entramos se publicó, aunque no mensualmente. Con una sola persona en la administración de la Federación, con todo el volumen de trabajo que había cuando llegamos y en plena vorágine de competición, no se podía hacer. Se publicó dos veces en la temporada. Se terminó la competición con el porcentaje de rendimiento de los luchadores dado a conocer. Ellos mismos sabían cuál era su categoría antes de ir a la comisión de rendimiento. Este año se ha hecho a través de la aplicación. Todas las federaciones han subido las actas y se ha visto el rendimiento.

¿Por qué sigue habiendo una especie de nebulosa en cuanto a las clasificaciones en la lucha canaria?

Es el alimento del verano de los luchadores. Es como una tradición. Si no hay ese mal pensar, parece que no hay lucha canaria.

Hay un sentimiento de injusticia generalizado.

Ya el año pasado hicimos público el rendimiento. Fuimos la primera federación en hacerlo. Este año es aun más transparente. Se cuelgan las actas. Se ven los enfrentamientos de los luchadores. El sistema puede estar bien o mal, puede ser mejorado, pero la transparencia que tiene cada federación a la hora de subir un acta está ahí. Es más acertado tener una tabla por la que hallar los porcentajes, que no que se siente un grupo de personas y decidan sin tener una base fiable. Antes se hacía a dedo y según intereses. Ahora hay menos dudas que las que podía haber hace ocho años.

¿Se han bajado luchadores tras el cierre de plazo, como Luis Molina o Ponciano González, entre algunos otros?

La lista definitiva salió publicada un fin de semana, pero todavía quedaban días hábiles para presentar una segunda reclamación tras las de la clasificación provisional que se había hecho en un comienzo. Estas se iban a atender en una reunión del día 17 de julio, pero se tuvo que suspender. Se llevó a esta última reunión -29 de julio-. Ahí se atendieron esas reclamaciones, que estaban en plazo.

¿Entiende que estas clasificaciones limitan que surjan equipos?

No. Lo que lo limita, que es una propuesta que llevamos nosotros a la Asamblea a nivel insular -no se aceptó-, es lo que está recogido en el reglamento. Para empezar a competir con un nuevo equipo tienes que tener obligatoriamente categorías de base. Mientras eso exista va a frenar que se creen nuevos equipos en núcleos de población. La propuesta nuestra era que se les diera un margen de dos años, y una vez cumplido ese plazo se les obligara a tener categoría cadete. Y al tercero, que tengan cadetes y juveniles. Primero hay que generar actividad. Cuando los niños vean que hay un equipo de lucha se acercarán al terrero. Quién nos hubiera dicho que en La Esperanza se iba a crear un equipo después de tantos años. O el Chacaica de Araya, que decidió entrar en Copa con un equipo sénior masculino.

Hablando del Berros Esperanza, ¿Ha habido algún movimiento para que surja algún nuevo equipo?

Ahora mismo, no.

¿Qué grandes planes tiene para el próximo curso?

Los tres grandes planes son lograr que se siga trabajando con el archivo, que se logre la rehabilitación de la sede y potenciar las competiciones. A parte eso, sanear las cuentas sería increíble. El trabajo que está haciendo Santiago Gutiérrez -tesorería- al igual que Raquel Gutiérrez -comunicación-, abriendo puertas en los ayuntamientos y en las empresas, hacía mucho tiempo que no ocurría.

¿Cuál es el estado de la tesorería en la actualidad?

Han salido deudas hasta del jardín, de los hilos telefónicos, del poste de la luz. Números verdes no hay, pero podemos respirar y pagar lo que se debe. Podemos vivir tranquilos, sin agobios. Se han aplazado las deudas con el Grecasa para los recibos de la contribución. Eran más de 8.000 euros. Se debían seis años de basura de la sede. Luego había sentencias judiciales por 10.000, las del jardinero y asesor discal, con embargo incluido. Cuando nos dimos cuenta, la deuda rondaba los 30.000 euros, entre contribución, basura, los 10.000 euros del embargo, lo que se debía de asesorías, cuatro meses de nóminas al empleado? Si lo llegamos a saber, no firmamos y no entramos a la Federación de Lucha de Tenerife.

¿Cómo marcha el tema de la rehabilitación de la sede federativa?

Se va a licitar la obra. Queremos que las constructoras tengan una vinculación con Canarias y potenciar el trabajo de nuestra gente.

¿Para cuándo estaría ejecutada?

Puede ser para mediados del próximo año o para la segunda mitad.

¿Cuántos componían su plancha cuando entró a gobernar?

Diez.

¿Cuántas hay ahora?

Siete.

¿Estos cargos se van a sustituir?

No. Nos hemos fortalecido gracias a personas que están colaborando, como el caso de Javi Ledesma, como director deportivo, o la propia Raquel Gutiérrez. Ellos han hecho que no se noten dichas ausencias.

¿Entendería que alguien pidiera su dimisión por esta falta de apoyo de parte de su plancha?

No. Si estuviese haciéndose todo mal, no se estuvieran cumpliendo los objetivos? Entonces, sí.

¿De qué se siente más orgulloso desde que está en el cargo?

Es complicado. No sabía decir una cosa. Está el tema de la rehabilitación de la sede, el 75 aniversario de la lucha canaria como deporte federado? Somos la única federación que estamos haciendo actividades para conmemorarlo. Además, la competición ha aumentado en cuanto a equipos; el trabajo de documentación para el archivo digital; la parte económica; lo positivo que se ha generado alrededor de la Federación y que se haya cambiado la mala imagen; el trabajo con la base; todas las empresas importantes que se han sumado a este proyecto?

¿Ha repercutido esa incorporación de patrocinadores en los clubes tinerfeños?

Sí. El año pasado, con la incorporación de Vigcan Seguridad, se pagaron los arbitrajes de las luchadas de los juveniles. En esta temporada, Cajasiete ha abonado el canon de inscripción de los dos equipos que llegaron a la final en Güímar y la final de la Copa femenina. En el Torneo Vigcan, al equipo ganador se le van a pagar ocho licencias de base para la próxima temporada.

¿Qué se puede mejorar?

La página web. Imaginémonos que el Aridane lucha en la Liga de Tenerife. Para subir simplemente su escudo tenemos que llamar a la programadora, que nos cobra 180 euros. No podemos trabajar con esa página. Vamos a ver si a través de subvenciones para innovación tecnológica podemos optar a mejorarla.

¿Ha tenido algún mal momento en el que se haya planteado decir "basta" y dejar su cargo?

Si digo eso, más de uno se va a alegrar. Voy a decir que no. Bajones hay. Gente muy ingrata, bastante. Han ido al tema personal, con insultos, amenazas, coacciones con respecto al tema económico? Los que ya no están en este proyecto me han mostrado qué tipo de personas eran y el fin por el cual venían. Nos ha servido a los que quedamos para hacernos más fuertes, para tirar adelante y cumplir con el proyecto que en principio nos marcamos. De los que estamos, hay personas que incluso han tenido problemas personales muy graves. Aun así, con su poco tiempo, han seguido estando y son fieles a las personas que les votaron, y al compromiso que adquirieron como junta. Eso es lo que hay que valorar. No hemos venido aquí a lucrarnos, a vivir de la lucha canaria, sino a cumplir los objetivos que nos marcamos. La lucha nos cuesta tiempo, dinero y sacrificio.

¿Queda Jeremías para rato? ¿Se ve afrontando más legislaturas?

Ya llegará el momento de pensarlo. Es muy pronto. Estamos inmersos en sacar todos los proyectos marcados adelante.

El peso de los luchadores suele ser un asunto recurrente cuando la Asamblea General está en el horizonte -será el próximo 29 de septiembre-.

Cuestionado por ello, Jeremías Hernández explica que durante esta temporada "una comisión ha estado trabajando para llevar una propuesta a la próxima Asamblea", tal y como se acordó en la anterior.

Para esta temporada se retornó a la primera columna de la tabla estatura-peso, quedando sin vigencia la segunda.

"Se pondrá sobre la mesa si podemos seguir mirando hacia otro lado con respecto a la cantidad de luchadores que se están quedando en la grada simplemente por el peso. Ojalá que la propuesta que se lleve, que ha realizado esta comisión con representación de todas las federaciones, salga adelante. No estamos para prescindir de nadie", manifiesta el máximo mandatario de la Federación de Lucha Canaria de Tenerife.

¿Qué líneas maestras generales puede seguir dicha proposición? El presidente insular afirma que "aún no se ha explicado", mas entiende "que se acerca mucho a que no se le niegue la tramitación de licencia a una persona que tenga sobrepeso, según la tabla, sino que haya otros agentes que puedan influir en eso. Es decir, que se tramiten las licencias y que se haga un estudio periódico, que se perciba que el luchador tenga voluntad de estar en el peso y que médicamente se vea que esté bien. Vamos a pensar que será muy positivo para la lucha", en caso de que sea aprobado por los asamblearios, declara Hernández.

JEREMÍAS HERNÁNDEZ PRESIDENTE DE LA FEDERACIÓN DE LUCHA CANARIA DE TENERIFE