Tenerife

La Patrona, en la capital

Unas dieciséis horas tardó el traslado de la Virgen de Candelaria desde la Basílica de la Villa Mariana hasta La Concepción de Santa Cruz, donde permanecerá una semana. La devoción popular de los barrios y el acto de la residencia contrastaron con la ceremonia oficial a su llegada a la Alameda del Duque de Santa Elena.
H. Gonar
13/oct/18 6:32 AM
Edición impresa
 

La Patrona de Canarias está desde ayer en la parroquia matriz de La Concepción de Santa Cruz, en la quinta visita que realiza a la ciudad. Es una peregrinación de estreno con el sacerdote diocesano Jesús Agüín al frente de los preparativos, y donde los barrios se han volcado en el agasajo a la Patrona. Anoche, a las 23:00 horas la talla del imaginero Fernando Estévez desafió la puerta de entrada del campanario para acceder al templo, echándose de menos la maestría de Paco Cortés, el capataz de la Macarena. En la parroquia matriz agradeció la participación el obispo de la diócesis, Bernardo Álvarez, a los feligreses y a todos aquellos que participaron en la organizacion.

El programa de actos comenzará esta mañana con una cita con los niños en una catequesis en la capital y por la noche con una vigilia para los jóvenes.

El delegado episcopal para la visita, Jesús Agüín, invitó por su parte a no quedarse en la imagen de la Virgen de Candelaria sino aprovechar la actividad pastoral para ir al encuentro con su Hijo.

Unas 500 personas participaron en la última celebración del día, en la llegada a La Concepción, entre los que se encontraban el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, y autoridades de Candelaria, como Paco Pinto, concejal de Relaciones Institucionales. Una de las peregrinas que acompañaron a la Patrona desde la mañana como vecina de Candelaria les encomendó una tarea: "¡Cuídenmela!".