Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Baja el consumo de alcohol en España pero crece el de tabaco y cannabis leer

Piden el cese del secretario general de Instituciones Penitenciarias

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) considera que Ángel Luis Ortiz ha actuado en los últimos meses para "tomar el pelo" al personal de prisiones.
El Día, S/C de Tenerife
1/dic/18 6:37 AM
Edición impresa

La Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) exige el cese del secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz González, ante la falta de avances que ha habido en los últimos meses respecto a las mejoras de las condiciones salariales y laborales de dicho colectivo.

En un escrito remitido al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la APFP argumenta que Ortiz González "no representa a los trabajadores penitenciarios, ya que demuestra nula voluntad para afrontar las mejoras económicas, laborales y de personal" que padece dicho departamento a nivel nacional.

La Asociación recuerda que el secretario general tomó posesión de su cargo el pasado 25 de junio y, durante su discurso, defendió la importancia de abordar las mejoras retributivas y de personal en las cárceles de todo el país (excepto Cataluña, que tiene las competencias transferidas en esta materia).

El 17 de julio, en el transcurso de una reunión con los representantes de las organizaciones sindicales, el ministro del Interior trasladó la necesidad de que las demandas de las plantillas se negociaran en la Mesa de Instituciones Penitenciarias, que está presidida por el mencionado secretario general.

En septiembre, Grande-Marlaska realizó un planteamiento de subida salarial, que tuvo que retirar pocos días después, supuestamente por que el área de Función Pública no lo avala.

Y, finalmente, el pasado 28 de noviembre, tras una huelga general, desde el Ministerio se convoca a los portavoces sindicales para informarlos de que "no hay posibilidad de incremento retributivo alguno". Ante la actual situación, APFP estima que los planteamientos de Ortiz "son solo palabras, no hechos" y "suponen una tomadura de pelo".