Nacional
FINANCIACIÓN PARTIDOS

Un juez venezolano dará al Senado español datos de la "conexión venezolana" de Podemos

Madrid, EFE
3/dic/18 18:32 PM
eldia.es
El presidente del Tribunal Supremo de Venezuela en el Exilio, Miguel Ángel Martín Tortabú (i), en el Senado español./EUROPA PRESS

El presidente del Tribunal Supremo de Venezuela en el exilio, Miguel Ángel Martín, se ha comprometido hoy en el Senado a facilitar a esta institución un informe sobre pagos del régimen venezolano por importe de 1.000 millones de dólares a partidos socialistas de Iberoamérica y Europa como Podemos.

Este documento, entregado en su día a Interpol por la también exiliada fiscal general de Venezuela Luisa Ortega, es del máximo interés para los trabajos de la Comisión de Investigación de la Financiación de los Partidos Políticos del Senado, ha destacado el portavoz del PP, Luis Aznar, tras escuchar al magistrado.

Martín había sido convocado por el PP para tratar de aclarar la llamada "conexión venezolana" de Podemos, esto es, las supuestas relaciones económicas de los fundadores de la formación morada cuando todavía no habían creado el partido, con la Venezuela de Hugo Chávez, antes de su fallecimiento y relevo por Nicolás Maduro.

Ha explicado que conocía a los fundadores de Podemos Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero de verles en la televisión de Venezuela cuando eran una "especie de asesores" de Hugo Chávez para cuestiones de imagen, pero no tuvo trato personal con ellos.

Al preguntarle el senador Aznar por las actividades en Venezuela de los fundadores de Podemos, el magistrado ha citado la "amplia información" entregada a la Interpol por la fiscal Ortega, sobre los 1.000 millones de dólares dedicados por Chávez a financiar "partidos de corte socialista" en Iberoamérica y Europa.

Ese dinero se movió a través de una fundación llamada Centro de Estudios Políticos y Sociales, y se habría utilizado para "constituir" una fuerza política socialista en España.

A instancias del portavoz del PP, el magistrado ha aceptado facilitar esa información a la comisión, que en su plan de trabajo también tenía tiene previsto convocar a la autora del documento, la fiscal Luisa Ortega.

Durante su declaración, Martín se ha detenido en explicar la grave situación por la que atraviesa Venezuela por la falta de libertades, ha recordado la persecución a los jueces que le empujó al exilio y ha remarcado que ya está considerado un "Estado mafioso".

Ha dedicado buena parte de sus explicaciones a desentrañar el llamado el "Foro de Sao Paulo", una confluencia mafiosa de intereses que mediante fondos de diversa procedencia -en el caso de Venezuela de los contratos petrolíferos- busca desde hace años el control del poder político en Estados de todo el mundo.

Ha alertado del riesgo de que en España pueda suceder lo mismo que en Venezuela y en países como Honduras, Nicaragua, Bolivia o Brasil -cuando gobernaba Lula- mediante el afianzamiento de partidos de extrema izquierda, y de hecho ha advertido de que los llamados "bolichicos" ya están asentándose en España mediante la compra de inmuebles.

Son nuevos empresarios o "boliburgueses" que adquieren edificios enteros en zonas caras con dinero "sospechoso", con tanto dinero que además de servir para que ellos y sus familias puedan llevar una vida lujosa se emplea para otros fines no aclarados.

Ha animado a las autoridades españolas a investigar este asunto y ha anticipado que si lo hacen "se van a llevar a una sorpresa muy grande" puesto que se trata de una "convención" de delincuencia organizada de ámbito internacional en busca del control político.

Los fondos, miles de millones de dólares, según sus indagaciones, circulan por paraísos fiscales y ya han permitido según él lograr poder en varios países latinoamericanos, de manera que ha pedido colaboración al Senado y a España para ampliar sus pesquisas en el marco de la Convención de Palermo sobre delincuencia organizada.

Luis Aznar ha constatado la preocupación del juez por las actividades de esta red, así como por su asentamiento en España que podría empujar a partidos con "determinada ideología", y todo ello mediante transacciones financieras "opacas", una información que ha considerado "muy importante" para seguir trabajando.

Tras escuchar su declaración, la comisión prevé interrogar el próximo 13 de diciembre al propio líder de Podemos, Pablo Iglesias, no sólo por esta "conexión venezolana" sino también por la supuesta financiación procedente de Irán que podría haber recibido antes de fundar el partido morado.

FINANCIACIÓN PARTIDOS