Sociedad

Senderos de Anaga: turismo, usos y costumbres

El debate entre la actividad económica a generar por los caminos, su cuidado comunitario y el tránsito por ellos de los residentes en caseríos marca el desarrollo de la Reserva de la Biosfera.
J.D.M.
4/dic/18 6:25 AM
Edición impresa

C arretera dorsal del Macizo adelante, con etapas en el Centro de Visitantes, La Cruz del Carmen, La Gangochera, el Sendero de los Sentidos y los principales valores patrimoniales del pueblo de Taganana. Fue la ruta elegida con criterio y conocimiento por la Fundación Santa Cruz Sostenible para desarrollar la parte práctica de las recientes Jornadas de Turismo Sostenible y Desarrollo Rural en Reservas de la Biosfera. En este caso, la de Anaga, perteneciente a tres municipios -la capital de la isla, La Laguna y Tegueste- de Tenerife. Sus gentes aspiran a que esta condición, que le otorgó la Unesco en junio de 2015, sea fundamental para su desarrollo. Una ruta de caminos y senderos hacia el progreso económico y, sobre todo, social de sus vecinos, pero siempre respetando un derecho ancestral: el de los usos y las costumbres. Ahí está el debate que marca el futuro de la zona.

La visita guiada durante cinco horas por los lugares más emblemáticos del Parque Rural sirvió de complemento a los asistentes a congreso. Mejor dicho, fue el acto principal de la cita.

Organizado por el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación de España y la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada el foro reunió a expertos para ofrecer ponencias, conferencias y coloquios. Desde Turismo de Tenerife y su apuesta por la sostenibilidad, incluidas la las recogidas masivas de residuos marinos y de los senderos, o la visibilización de empresas comprometidas con el Medio Ambiente, al papel de la mujer en el mundo rural pasando por mesas redondas tan interesantes como la que debatió sobre las oportunidades y retos de las actividades turísticas en espacios naturales protegidos. O la que planteó experiencias prácticas de emprendedores en esos espacios.

En paralelo Taganana acogió la XIV Edición del Seminario sobre cuidado comunitario de los caminos y su entorno en el desarrollo del senderismo. Una cita anual para los colectivos vecinales y los profesionales del sector bajo el "paraguas" del Aula de Turismo Cultural de la Universidad de La Laguna y su director, Vicente Zapata.

Distintos colectivos de Arico, La Guancha, La Orotava, La Laguna o Tacoronte explicaron sus experiencias y protagonizaron un coloquio respecto a lo fundamental que resulta la iniciativa social a la hora de la recuperación, conservación y promoción del "patrimonio caminero". Aportaciones de los técnicos del Cabildo y de montañeros comprometidos con el valor patrimonial y el potencial senderista culminaron un seminario que como los anteriores aporta una base documental para completar la praxis.

Un anuncio de la Fundación Santa Cruz Sostenible, "Por los caminos de Anaga", lo resume muy bien: "Laurisilva, endemismos, escalada, brumas, playas, montaña, geología, biología, costumbres, senderos...". Eso es Anaga y sus gentes quieren que siga así, sin renunciar al progreso y la mejora en su vida. Equilibro delicado que corresponde preservar a todos. Vecinos, políticos y visitantes.

Anaguense y tagananero, Luján González Izquierdo, presidente de la AV La Voz del Valle, dice que senderos y caminos del Macizo "han sido visitados desde hace siglos por viajeros y naturalistas, sobre todo francófonos. Forman parte de nuestra vida cotidiana y nos interesa mantenerlos limpios con un sentido estratégico". Plantea la necesidad de mantener en condiciones los de las Vueltas de Taganana o El Bailadero y rechaza "el cierre de zonas como El Pijaral, clave para la comunicación y la seguridad". Acepta "restricciones porque nadie se preocupa más por conservar pero no a los que siempre hemos vivido aquí. Merecemos una deferencia y el de uso y costumbre es un derecho que nos pertenece". González recalca: "Que los senderistas disfruten, pero no que piensen primero en ellos. Aquí dejan más bien poco, en los cuatro bares. Vienen, pasan y se van". Otro problema es "la falta de mantenimiento". Incide en que "para cortar una palmera en tu terreno son mil y un requisitos cuando forma parte de nuestra cultura. Pedimos permisos a los culpables de que ciertas plagas como el picudo rojo hayan entrado a la isla por las variedades foráneas. Nunca hablan con nosotros. Falta diálogo e información a la gente Anaga. Y el paisaje no se ha desgastado de milagro por tanta fotografía. Hay imágenes por todo el mundo, desde Estados Unidos a Groenlandia. Pero por qué no ha habido inversiones para ayudar a mantener la vivienda tradicional o soterrar un cableado al aire que da pena verlo". Resumió: "Amables, hospitalarios y respetuosos, siempre. Se sorprenden de que les saludemos por esos caminos. Pero eso no quita para defender derechos".

La visión del político

Carlos Correa es concejal de Medio Ambiente de Santa Cruz. Se mostró "muy orgulloso" de acoger por primera vez la Red Rural Nacional (RRN). Resaltó "la posibilidad de comprobar las oportunidades y los retos que nos plantea la presencia de un buen número de turistas en la Reserva Mundial de la Biosfera de Anaga, así como la mejor manera de aprovechar esos ingresos para un mejor desarrollo de las zonas rurales que la componen". Valoró los seminarios de expertos "en torno a los caminos, ya que constituyen la base de la práctica senderista en cualquiera de sus modalidades.

Marcar un camino

Correa insiste en que "Santa Cruz, con un entorno como la Reserva de la Biosfera de Anaga, debe orientar su mirada a la necesidad de reforzar y ampliar la acción colectiva en el soporte y el entorno que sirve de base a esta actividad. Estamos convencidos de que, solo con alianzas, estrategias y proyectos colectivos en los que pueda participar la ciudadanía, será posible mantener e incluso mejorar el ambiente propicio para que la experiencia senderista sea beneficiosa para sus practicantes y también para aquellas áreas en las que se realiza".