Cultura y Espectáculos

La doble exigencia de ser mujer e ingeniera

Desde la carrera hasta formar una familia, cada paso que da una mujer en su vida se configura como una barrera que solo se podrá resolver con educación y concienciación.
V. Pavés
8/dic/18 3:22 AM
Edición impresa
La doble exigencia de ser mujer e ingeniera

L a sociedad es aún hoy inherentemente machista. Las mujeres todavía se encuentran obstáculos en su día a día, ya sea a la hora de conciliar su tiempo en base a su familia o cuando intentan acceder a profesiones que hasta ahora han estado copadas por hombres.

La ingeniería es uno de esos sectores en los que la representación femenina parece ser mínima. De hecho, en un primer vistazo a un aula de cualquier ingeniería usualmente se puede calcular una proporción de unos 80 hombres a 10 mujeres. La situación, que también es palpable entre las ingenieras, fue discutido ayer durante TLP Winter entre las desarrolladoras e ingenieras computacionales Alexandra Rivero, Yodra López e Isabel Aguilar. Un debate en el que también estuvo presente el emprendedor Carlos Blé.

Las participantes en la mesa redonda concluyeron que las desarrolladoras tienen que ser más proactivas. "Si queremos cambiar estas injusticias, tenemos que tratar de dar la cara en todos los eventos que podamos", insistió la estudiante de doctorado y creadora de Woman Tech Maker, Alexandra Rivero. "El problema es que hay chicas con los conocimientos y la experiencia suficiente para impartir ponencias, pero no se atreven", concluyó.

"Somos más duras con nuestro trabajo y no nos valoramos", remarcó Yodra López, también creadora de Woman Tech Maker. En última instancia, esta forma de concebir el papel de las mujeres por parte de ellas mismas hace que "siempre busquemos excusas para no destacar". El techo de cristal, en este caso, también afecta a la realidad de las mujeres. De modo que, cuando una ingeniera se encuentra en la tesitura de desarrollar su trabajo en un puesto laboral de gestión o jefatura, siente que debe hacer su trabajo siempre en las mejores condiciones o que debe actuar diferente con su personal, para que la puedan tomar en serio.

A todo esto, además, se le añade la conciliación familiar, un último escollo que, en muchos casos, se resuelve con el abandono de la carrera profesional. "Tienes que establecer prioridades", explica Rivero, que admitió no ver muchas salidas en el futuro hacia esta situación.