Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El terrorista de Estrasburgo ha sido abatido, según los medios franceses leer
ALEMANIA PARTIDOS

La CDU de Merkel entra en la "era AKK" en busca de un perfil más conservador

Gemma Casadevall, Hamburgo (Alemania), EFE
8/dic/18 19:42 PM
eldia.es
 

Annegret Kramp-Karrenbauer./DAVID HECKER (EFE)

La Unión Cristianodemócrata alemana (CDU) abrió este viernes un nuevo capítulo, con la centrista Annegret Kramp-Karrenbauer en la presidencia y en busca de un perfil más conservador para tratar de contener a su corriente más derechista.

Un día después del relevo en la jefatura a favor de AKK -como se denomina a la nueva líder-, fiel a la línea de la canciller Angela Merkel, el congreso de la CDU eligió para el estratégico cargo de secretario general al líder de la Joven Unión (JU), Paul Ziemiak.

En su elección se plasmó la división existente en los conservadores alemanes entre el ala derechista y la centrista, que coinciden en el deseo de detener la erosión de electorado en el partidos, pero no en cómo hacerlo.

DAVID HECKER (EFE)

Ziemiak, de 33 años, al frente de la JU desde 2014 y defensor de devolver al partido un sello más conservador, fue elegido por un 62,8% de los votos del congreso, que se cierra hoy en Hamburgo, un porcentaje modesto, al no haber otro candidato al puesto.

"Una presidencia no puede actuar sola, necesita un fuerte equipo", afirmó AKK al proponer ante sus delegados a Ziemiak, una designación considerada como un gesto conciliador hacia el ala del derrotado aspirante a la presidencia, Friedrich Merz.

AKK, hasta ayer secretaria general de la CDU, fue elegida el viernes nueva líder del partido por casi un 52 % frente al 48 % de su rival derechista Merz.

El escaso margen entre la vencedora y el derrotado colocó a AKK ante la necesidad de buscar equilibrios, en un congreso en que proliferaron las alertas sobre el avance ultraderechista, en Alemania y en el resto de Europa.

La fracción derechista de Merz y del tercer aspirante a la jefatura, el ministro de Sanidad Jens Spahn -que quedó descartado en una primera vuelta de votaciones-, pretende frenar el voto a ese espectro ocupando parte de su espacio.

Los centristas advierten de que la erosión de los grandes partidos se plasma no solo en el trasvase de votos hacia el radicalismo, sino también hacia los emergentes Verdes, que ocupan ahora el segundo lugar en intención de voto, tras los conservadores.

"La CDU es un partido de tradición centrista. Abandonar ese espacio sería una traición hacia nuestros valores, además de una falsa estrategia", comentó Angelika Volquartz, delegada del "Land" de Schleswig-Holstein y ferviente partidaria de AKK.

"Teníamos dos excelentes aspirantes, Merz y Spahn, ambos de nuestro 'Land'. Pero era evidente el peligro de desgarro interno, de haber ganado ellos la jefatura", afirmó su colega Engelbert Rauen, de Renania del Norte-Westfalia.

La estabilidad de la coalición de Gobierno entre el bloque conservador de Merkel y los socialdemócratas "salió de la zona de peligro inminente" con la leal AKK en la jefatura del partido, a juicio del delegado renano.

"Tal vez el auténtico legado de Merkel, a quien la suceda en el poder, está por venir. Puede que el próximo gobierno liderado por la CDU tenga a los Verdes como socios. Para que sea posible debemos mantenernos en el centro", declaró la veterana Rita Süssmuth, presidenta del Bundestag (Parlamento) entre 1988 y 1998.

Merkel tuvo que resignarse a una gran coalición, tras quedar su bloque conservador y los socialdemócratas bajo mínimos históricos en las generales de 2017 y tras fracasar su intento de formar un tripartito con ecologistas y liberales, como prefería.

En busca del equilibrio entre sus corrientes, en un partido que durante décadas dominó sin gran dificultad sus mareas internas, el congreso de Hamburgo despidió a Merkel con emoción, sin rupturas y con una victoria moral para la ya expresidenta del partido.

La moción en defensa del Pacto Mundial para la Migración, impulsada por la cúpula saliente de Merkel, fue aprobada por clara mayoría de los delegados, pese a los recelos del ala derechista.

Merkel asistirá el próximo lunes en Marrakech (Marruecos) a la sesión de la ONU en que se adoptará formalmente ese Pacto, pese a la decisión de países como Austria, Israel y EEUU de no suscribirlo.

ALEMANIA PARTIDOS