Criterios
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Naviera Armas Transmediterránea dejará de usar plásticos desechables en marzo leer
JESÚS PEDREIRA CALAMITA

El Teide, Humboldt e Isidoro Sánchez

29/dic/18 6:30 AM
Edición impresa

Acaba de publicarse el libro "Humboldt, de Berlín a Berlín, por el Teide y el Chimborazo" de Isidoro Sánchez García, ingeniero de Montes por la Universidad de Madrid, donde se licenció tras haber estudiado el Bachillerato en los Salesianos de La Orotava.

Isidoro Sánchez es muy conocido en Canarias, además, por haber participado activamente en la vida política canaria, española y europea desde 1979 hasta 2003. Además ha sido director de los Parques Nacionales de El Teide (Tenerife) y de Garajonay (La Gomera).

Sánchez ha escrito numerosos libros de divulgación, entre los que cabe citar "Agustín de Betancourt y Alexander Von Humboldt", "Canarias y Venezuela en la ruta de Humboldt" y "Cantata a la naturaleza".

Humboldt, el Teide e Isidoro Sánchez forman una trilogía de ida y de venida, siempre juntos, siempre expectantes, siempre observándose.

El nuevo libro de Isidoro Sánchez es una demostración, una vez más, de la pasión que tiene el orotavense por la cultura y el humanismo del prusiano.

Se acerca el año 2019, y es una ocasión de oro para volver a mostrar una vez más con ocasión del 250 aniversario de su nacimiento de la indudable valía de Alexander Von Humboldt, de volver a admirarlo y a recorrer una vez más el camino que lo condujo hacia el Teide cuando sólo tenía treinta años.

El padre de Humboldt muere cuando sólo tiene diez años. La muerte temprana del padre y la formación exhaustiva de una educación estricta por parte de su madre, marcan al muchacho. Alexander tiene un profundo conocimiento de botánica, geología, tecnología e historia. Además como indica Alejandro Cioranescu en su obra "Humboldt en Tenerife", el prusiano fue un buen amigo de Goethe durante más de treinta años.

El mítico ascenso de Humboldt al Teide es un punto de partida importante para sus investigaciones vulcanológicas posteriores; toma junto con Aimé Bonpland pruebas del aire en el cráter, recoge rocas y plantas, observa la vida en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife, recopila información sobre los habitantes aborígenes de Tenerife, participa en la vida social y hacen muchos contactos.

En el libro "De Berlín a Berlín" también se traza una biografía de Humboldt, su estancia en América de 1799 a 1804, que le sirvió para la publicación de su magna obra "Viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente", así como de "Cosmos" un ensayo sobre la descripción física del mundo. También se nos describe la estancia de Humboldt en Cuba -dond es admirado calificándolo como el "segundo descubridor de América", Colombia, Ecuador, Perú, Mexico así como en USA en las dos primeras décadas del siglo XIX. Isidoro Sánchez está convencido que el trabajo del prusiano "Ensayo político de la nueva España" sirvió a los mexicanos para diseñar su proyecto de independencia colonial.

Ya de regreso a Europa, y parece que siguiendo pasos similares a Agustín de Betancourt, al que conoció, Humboldt acepta el encargo del zar Nicolás I para conocer algunos países asiáticos, como Mongolia y China. Fue una oferta del gobierno ruso para viajar al corazón de Asia Central.

Humboldt un peregrino de la naturaleza.

Humboldt, el Teide e Isidoro Sánchez forman una trilogía de ida y de venida, siempre juntos, siempre expectantes, siempre observándose.

* Presidente de TuSantaCruz

JESÚS PEDREIRA CALAMITA