Cultura y Espectáculos

La belleza como terapia

Resulta inspirador este proyecto que lleva a cabo el estudio Snøhetta, inmerso en la naturaleza noruega, que diseña pequeños refugios de madera para acoger a los pacientes y sus familias.
Dulce Xerach Pérez
13/ene/19 6:38 AM
Edición impresa
La belleza como terapia

Dulce Xerach Pérez

E xiste un lago en Noruega, de 3,3 kilómetros de circunferencia, en Oslo, donde se utiliza la belleza de la naturaleza como terapia médica. Siempre me he preguntado qué sentiré si llega el día en que me diagnostiquen una enfermedad grave. Supongo que un abismo profundo y, luego, espero el deseo de aprender a dominar la angustia. Pienso mucho en ello, en cómo afrontaría ese momento. Entonces me imagino acudiendo a la naturaleza, a la soledad, a intentar encontrarme conmigo misma en el mundo natural del que formamos parte, aunque muchas veces lo olvidamos.

Por eso me parece tan inspirador este pequeño proyecto del estudio de arquitectura Snøhetta, donde inmersos en la naturaleza de Noruega, a solo un tiro de piedra de los hospitales más grandes del país, diseña pequeños refugios de madera para acoger a los pacientes y sus familias.

Inmerso en un bosque verde, estos bellos refugios de madera creados con el objetivo de transformar un período difícil para los pacientes y sus familias, ofrecen un respiro físico y psicológico a personas que tienen que enfrentarse con tratamientos rigurosos que a menudo conllevan hospitalización a largo plazo.

Tanto los médicos como los arquitectos están de acuerdo en que la naturaleza es un elemento fundamental en el proceso de curación de cualquier paciente. Por eso la tendencia actual al diseñar hospitales es abandonar cada vez más el concepto obsoleto de edificios introvertidos y monótonos para crear espacios abiertos a la ciudad o la naturaleza. Espacios en los que seguir vivos y sentirse vivos, porque la enfermedad es parte de la vida.

Tendido hacia el exuberante bosque y uno de los arroyos del lago Sognsvann, este pequeño retiro noruego se encuentra a solo cien metros de la entrada del hospital más grande de Noruega, el Hospital Universitario de Oslo, Rikshospitalet. No es el único, su edificio hermano está situado en el bosque de hoja caduca por el Hospital Kristiansand de Sørlandet en el sur de Noruega, entre robles y abedules, con vistas a un estanque cercano. Desarrollado originalmente en colaboración con el Departamento de Psicosomática y CL-Psiquiatría Infantil en el Hospital de la Universidad de Oslo, este retiro al aire libre proporciona un espacio de paz donde los visitantes pueden beneficiarse de las cualidades terapéuticas de la naturaleza, que siempre nos acepta.

La Fundación Friluftsskekehuset es la autora de la idea, que parte de la base de que estar en un entorno natural brinda a los enfermos una calma renovada que pueden llevar al hospital. En este sentido, estos lugares al aire libre, que ellos llaman retiros, ayudan a motivar a los pacientes a pasar por su tratamiento y contribuyen a ayudarles a gestionar mejor lo que significa para cada uno su enfermedad.

Estos pequeños y bellos espacios se pueden utilizar para el tratamiento y también para la contemplación, y para pasar tiempo con familiares y amigos lejos de los pasillos del hospital.

Los espacios reducidos de 35 metros cuadrados están en marcado contraste con los edificios monumentales de hospitales a los que están afiliados. Estas cabinas luminosas están formadas como bloques de madera que se introducen en el paisaje circundante como ramas asimétricas de un árbol y se mezclan con el entorno hasta casi ser invisibles. Cada unidad cuenta con una sala principal, una sala más pequeña para conversación y tratamiento, y un baño. Los interiores están completamente revestidos de roble, haciéndose eco de la materialidad natural del bosque circundante, y están equipados con cojines de colores que se pueden mover libremente, lo que permite a los niños construir fuertes o tumbarse para observar los toldos. Lugares de magia silenciosa donde respirar profundamente, sentirse libres y tomar distancia.