La Palma

Mural de concienciación sobre el fuego en la vieja torreta de la LP-3

El Cabildo actúa en el roñoso elemento de electricidad situado a la entrada del túnel viejo de la Cumbre y lo aprovecha para lanzar un mensaje a los usuarios de la vía sobre incendios.
V.M., S/C de La Palma
14/ene/19 6:15 AM
Edición impresa
Caseta situada a la salidad del túnel viejo con una pintada que muestra la belleza del pino canario. /FACEBOOK ERIK.AIR

V.M., S/C de La Palma

La Consejería Insular de Infraestructuras ha aprovechado las obras de reforma integral del túnel viejo de la Cumbre, que deben estar finalizadas a lo largo de este mes de enero, para actuar en un elemento roñoso ubicado desde "siempre" a un lado de la vía y reconvertirlo en una infraestructura llamativa desde la que lanzar a los conductores un mensaje de concienciación.

La torreta se ha convertido, con el mural, en un elemento llamativo./El Día

Para los usuarios de esta carretera (LP-3) era habitual observar una torreta de electricidad situada justo a la entrada del túnel, de tamaño considerable y deterioro notable, aunque la costumbre ha hecho que para la mayoría su penosa conservación pasara casi siempre desapercibida.

Desde el Cabildo de La Palma se ha entendido razonable cambiar la imagen de este elemento, teniendo en cuenta además la mejora no solo en seguridad sino también estética del túnel, buscando una decoración acorde con el entorno. Y es que la torreta se sitúa justo en la entrada de una pista en zona de montaña que comunica la LP-3 con el refugio de la Pared Vieja, muy utilizada tanto por los amantes del senderismo y las carreras de montañas como por ciclistas, tanto residentes como visitantes.

Después de analizar otras alternativas, Infraestructuras decidió encargar una obra pictórica vinculada con la masa forestal. En concreto, el mural refleja un pino canario en llamas dentro de lo que parece un incendio de grandes dimensiones, con un mensaje anexo contundente: "¿Y si fuera real?".

La Palma fundamenta una parte importante de su desarrollo en la promoción de su riqueza natural y paisajística, siendo la defensa de sus montes uno de los objetivos irrenunciables. A propósito, no hay que olvidar que un porcentaje importante de los fuegos y conatos en la zona boscosa se produce por imprudencia de los conductores y acompañantes, debido al lanzamiento por las ventanas de los vehículos de colillas de cigarros encendidas, una situación que se ha tenido en cuenta a la hora de seleccionar el mensaje de concienciación.

La imagen, por el considerable tamaño de la torreta, no pasa desapercibida.

De igual forma, la institución insular contrató además, en una actuación realizada por el artista multidisciplinar autodidacta Erik Air, una segunda obra pictórica. En este caso, en la caseta que se encuentra ubicada al lado derecho de la carretera en la salida del túnel viejo de la Cumbre, donde se muestra la belleza del pino canario sin verse afectado por las llamas.

La edificación está tan pegada a la salida del túnel que resulta complejo observarla en ruta para el conductor o acompañantes.

Asfalto y no hormigón

No se descarta que en algún tramo de obra nueva de las carreteras de La Palma se pueda utilizar en un futuro cercano, pero no en el túnel viejo de la Cumbre. Después de estudiar la posibilidad de que se utilizara hormigón y no asfalto en la calzada de esta infraestructura, tal y como se debatió en sesión plenaria, al obtenerse un ahorro de mantenimiento, mayor confort, más luminosidad y sobre todo menos riesgos en caso de incendios, al final se ha optado, con la opinión de los técnicos, por mantener la actuación como estaba prevista, con asfalto.

Imagen y seguridad

Cuando finalicen las obras, la realidad es que el túnel continuará sin cumplir algunas de las recomendaciones de la Unión Europea para los túneles de sus dimensiones, pero un simple recorrido por el interior de esta infraestructura permite comprobar que la inversión en seguridad ha merecido la pena. Será más luminoso y dispondrá de elementos de actuación rápida, lo que hasta ahora era apenas una quimera. Eso sí, sus dimensiones siguen siendo las mismas por mucho que se decore, lo que justifica plenamente que se reduzca la calzada a un solo carril con una velocidad máxima de 80 kilómetros a la hora.