Sociedad

El 1-1-2 localizará las llamadas de los usuarios desorientados

Una delegación del organismo canario se reunirá con cargos de las direcciones generales de Telecomunicaciones y Protección Civil.
P. Fumero, S/C de Tenerife
12/feb/19 6:28 AM
Edición impresa

P. Fumero, S/C de Tenerife

El director general del 1-1-2 Canarias, José Domingo Linares, explicó ayer que uno de los proyectos de este organismo consiste en implantar un sistema de geolocalización por satélite de las llamadas de usuarios que estén perdidos, desorientados o que hayan sufrido un accidente en un lugar desconocido para las víctimas. A través de este sistema, el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) pretende mejorar la atención y reducir los tiempos de respuesta.

Actualmente, cuando se recibe el aviso sobre una incidencia y el alertante desconoce el punto exacto en el que se halla, desde la sala operativa del 1-1-2 se aplica un sistema de localización basado en los repetidores más próximos que recogieron la señal de la llamada. Pero Linares explica que en lugares como La Esperanza o Vilaflor, por ejemplo, el espacio de búsqueda puede tener un margen de error de varios kilómetros (dos, tres o cuatro, por ejemplo).

Sin embargo, con el nuevo modelo, denominado A.M.L. (localización avanzada de móviles), el margen de error es de unos pocos metros. Así, la movilización de recursos podrá ser más eficaz y ágil. Para abordar ese proyecto, miembros del 1-1-2 Canarias, junto a portavoces del sistema de emergencias de la Comunidad Valenciana y Baleares (en representación del resto de autonomías), tienen previsto celebrar un encuentro pasado mañana, 14 de febrero, en Madrid con delegados de la Dirección General de Telecomunicaciones y de la Dirección General de Protección Civil del Gobierno del Estado.

En ese ámbito también se prevé contar con la colaboración de las compañías de telefonía.

Linares considera que este es uno de los proyectos más importantes para la sala del 1-1-2 en el Archipiélago en la última década. En la búsqueda de mejorar el acceso y las prestaciones del servicio único de emergencias en el Archipiélago, este organismo del Gobierno canario trabaja en una aplicación para ayudar a discapacitados sensoriales. Uno de los retos pasa por permitir la comunicación bidireccional entre personas sordociegas, por ejemplo, y las salas operativas del 1-1-2. Linares explica que, en dichos casos, se trata de explotar la capacidad del tacto de dichos ciudadanos.

La Dirección General de Seguridad y Emergencias del Ejecutivo autónomo ya trabaja en la plataforma de comunicación Alert4You, que mejorará la información suministrada a vecinos y turistas.

En la jornada de ayer se celebró el Día Europeo de los centros del 1-1-2 y ayer se homenajeó al personal de dichos recursos.

Linares recordó que, directa o indirectamente, en las salas de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria trabajan unas 250 personas.