Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La patronal de VTC, Cabify y Uber darán un servicio gratis el 26 de septiembre leer

Canarias ultima el Plan de Salud Mental para mejorar la atención al paciente

Santa Cruz de Tenerife, Europa Press
23/feb/18 11:54 AM
eldia.es
José Manuel Baltar./Ángel Medina G. (EFE)

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, ha afirmado este viernes que el Servicio Canario de Salud (SCS) ha finalizado el borrador del I Plan de Salud Mental de Canarias, que actualmente se encuentra en fase de validación interna.

En la inauguración de las 'Jornadas Discapacidad intelectual y alteraciones en la Salud Mental: diagnóstico e intervención', ha detallado que el documento marcará las directrices básicas de las acciones por desarrollar en las islas para los próximos cinco años.

La atención a las personas con discapacidad intelectual está recogida en dos líneas estratégicas, la de Trastorno Mental Grave, en la que se incluye como uno de sus objetivos el desarrollo de un subprograma de intervención específico en Trastorno Mental Grave y discapacidad intelectual y en la línea estratégica 7, dedicada a la Rehabilitación Psicosocial, que establece como objetivo específico el desarrollo de modalidades de atención para las poblaciones con Patología Mental Grave que presenten una mayor complejidad en su proceso asistencial o se encuentren en situación de riesgo de exclusión o dependencia, incluyendo a las personas con discapacidad intelectual.

Por otra parte, también se está desarrollando la Estrategia de Atención Temprana, con la que se pretende mejorar la atención a la población de 0 a 6 años con necesidades de intervención precoz.

Esta estrategia se está elaborando conjuntamente entre las consejerías de Sanidad, de Educación y Universidades y de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda.

Baltar explicó también que muchas personas con discapacidad, por sus características particulares, pueden tener dificultades para acceder a los recursos sanitarios.

Las estructuras existentes, junto con las limitaciones de las personas para comprender determinadas situaciones y comunicar lo que les afecta, pueden suponer una importante barrera que dificulta el acceso a los servicios sanitarios.

Los especialistas estiman que una de cada tres personas con discapacidad intelectual tendrá a lo largo de su vida un trastorno mental y otro porcentaje también significativo presentará episodios críticos de alteración de conducta, ya sea hacia sí mismos como a otros o a su entorno.