Criterios
JOSÉ MANUEL BERMÚDEZ ESPARZA*

Orgullo de barrio

17/jun/18 6:48 AM
Edición impresa

Las ciudades siempre son el resultado de la suma de las identidades de cada uno de los núcleos poblacionales que la integran; todos ellos, aun con sus particularidades, forman al final un conjunto por el que esas ciudades se reconocen a sí mismas y son reconocidas más allá de sus límites.

En nuestro caso tenemos 84 barrios, divididos administrativamente en cinco distritos. Esos barrios, muy diferentes entre sí, dada las condiciones geográficas -y orográficas- del municipio, constituyen la base social de Santa Cruz.

Son los barrios, precisamente, en donde se vertebra y construye el sentido comunitario de una sociedad, donde se asienta el orgullo de pertenencia.

Y aprovechando que ayer tuvo lugar una nueva edición del programa de intervención CONviveTACO, me gustaría realizar algunas reflexiones sobre la importancia de que las administraciones -en este caso la municipal- actúen en los barrios, desde los barrios y junto a los vecinos de esos barrios.

El barrio es el espacio básico de convivencia ciudadana, de modo que la mejor manera de perfeccionar esa convivencia es adoptar medidas que permitan incrementar la calidad de vida del entorno más próximo al vecino.

Y eso solo se podrá hacer conociendo en profundidad sus inquietudes, escuchando sus demandas y dando respuesta a sus necesidades en materia de infraestructuras, equipamientos y servicios.

Desde que llegué a la Alcaldía me he ocupado y preocupado por escuchar la opinión de los vecinos y establecer cauces de comunicación permanente en todos aquellos asuntos de su interés. Porque, lo he comentado en ocasiones anteriores, estoy convencido de que esa interlocución no solo es necesaria, sino absolutamente imprescindible. No hay mejor manera de que un municipio avance y progrese que la de contar con la opinión y la colaboración leal de los propios vecinos; la de contrastar pareceres y escuchar sugerencias y, cómo no, también críticas.

Cualquier iniciativa, cualquier proyecto, cualquier obra que promueva el ayuntamiento en un lugar concreto del municipio ha tenido, tiene y tendrá siempre en cuenta la opinión del vecino.

Así lo hemos hecho y así lo seguiremos haciendo, porque el resultado final de cualquier acción emanada desde la administración municipal siempre será más eficaz si cuenta con el beneplácito de la comunidad a la que va dirigida.

En esa dirección, todos los vecinos saben que las puertas de su ayuntamiento están abiertas para que planteen las demandas que consideren oportunas.

Y todos saben también que pueden contar con este alcalde y con su grupo de gobierno allá donde precisen.

Porque, por lo que a mí respecta, tengo muy claro que mi despacho no está entre cuatro paredes en Viera y Clavijo, sino en 84 barrios diferentes, que son el alma de Santa Cruz.

*Alcalde de Santa Cruz de Tenerife

JOSÉ MANUEL BERMÚDEZ ESPARZA*