Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Acuerdo entre sindicatos y Correos que desconvoca las huelgas en Navidades leer

Las lluvias torrenciales remiten tras causar destrucción y muerte

Madrid, EFE
10/oct/18 16:43 PM
eldia.es
Vista de una de las calles de la localidad mallorquina de Sant Llorenç, tras las lluvias torrenciales./Atienza (EFE)

Las lluvias torrenciales que durante las últimas horas se han registrado en varios puntos de España remitirán en las próximas horas pero han dejado a su paso 10 víctimas mortales en Mallorca -donde todavía buscan a un niño de 5 años desaparecido- y cuantiosos daños materiales.

Tras una noche de intensos trabajos para localizar a las víctimas y a los desaparecidos como consecuencia de la riada que se produjo en la localidad mallorquina de Sant Llorenç, dos comunidades (Baleares y Cataluña) han amanecido hoy en alerta naranja (riesgo importante) ante la previsión de fuertes lluvias, y Málaga en alerta roja (riesgo extremo) ante la intensidad de esas precipitaciones.

En una playa de Marbella (Málaga) ha aparecido el cadáver de un hombre aunque de momento, y a la espera de la realización de la autopsia, no se ha establecido relación entre el fallecimiento y las fuertes lluvias de las últimas horas.

La gravedad de los sucesos acaecidos la pasada noche en Mallorca han motivado que se desplacen hasta la zona el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, para visitar la zona afectada por las riadas y expresar su solidaridad a las autoridades y a los familiares de las víctimas.

Esa solidaridad ha quedado patente también en el Congreso y en el Senado, donde los plenos programados para hoy han comenzado con palabras de condolencia y apoyo, y el Consejo de Ministros que se celebrará mañana evaluará un informe sobre el alcance de los daños y las medidas que se deben tomar para paliarlos.

Las condiciones que ayer se produjeron en Mallorca formaron un "cóctel perfecto" que desencadenó esta situación catastrófica, según la Agencia Estatal de Meteorología, que ha señalado que unas condiciones similares sólo suelen producirse cada ochenta años.

El portavoz de la Aemet Rubén del Campo ha explicado a EFE que se produjeron unas lluvias "intensas, torrenciales y persistentes", pero ha precisado que fueron también muy localizadas en un punto muy concreto, ya que en Sant Llorenç cayeron más de 200 litros por metro cuadrado en menos de seis horas y en Manacor, a sólo ocho kilómetros, apenas 23.

Tras conocer las previsiones meteorológicas para las próximas horas, la Dirección General de Protección Civil ha decidido mantener la alerta por lluvias y tormentas en Baleares y en las provincia de Barcelona, Gerona y Málaga.

Ante el "difícil pronóstico de los fenómenos tormentosos", la Dirección General de Protección Civil ha aconsejado mantenerse informado en todo momento de la posible evolución de los cambios meteorológicos y seguir las recomendaciones de las autoridades competentes.

Las lluvias han sido muy intensas en numerosos puntos de la península, en especial en la provincia de Málaga, donde los servicios de emergencia han gestionado desde la pasada medianoche más de doscientas emergencias, relacionadas en su mayoría con inundaciones en calles y viviendas, garajes o locales anegados.

En la localidad malagueña de Coín ocho personas tuvieron que ser rescatadas de un cortijo por la Guardia Civil, y dos de ellas tuvieron que ser trasladadas al hospital.

En Cataluña, las fuertes precipitaciones han originado más de medio millar de incidencias, especialmente en las comarcas tarraconenses del Baix Camp y el Tarragonès, aunque ninguna de ellas ha tenido consecuencias graves.

Según ha informado Protección Civil de la Generalitat, se mantiene en la comunidad catalana la alerta del Plan Inuncat, que recomienda extremar la prudencia en los desplazamientos de tráfico, no acercarse a los márgenes de las rieras y no atravesar zonas inundables.

El teléfono de emergencias 112 de Cataluña ha recibido desde anoche un total de 784 llamadas relativas a 515 incidencias a causa de las intensas lluvias, pero no consta ninguna persona herida en ellas.

La mayoría de llamadas se refieren a inundaciones de bajos, desbordamientos de las redes de alcantarillado o relacionadas con vehículos afectados por el agua.

La situación ha mejorado durante las últimas horas, aunque la alerta "naranja" sigue activada en Cataluña -por fuertes lluvias en las provincias de Barcelona y Gerona- y en Baleares -ante las intensas precipitaciones que todavía se registran en Ibiza y Formentera- y en Málaga -que amaneció en alerta roja- se ha rebajado el nivel de aviso a "amarillo" por fuertes lluvias y vientos.