Santa Cruz de Tenerife
C. CIENCIA

Estudian fósil de un armadillo del tamaño de un coche de la Edad de Hielo

23/02/2016 08:32
PUBLICIDAD

Washington, Otr/Press ¿Imaginan un armadillo del tamaño de un coche y de alrededor de una tonelada de peso?. Pues es lo que investigadores han encontrado en Argentina.

Se trata de un Doedicurus, que se alimentaba de plantas, pesaba alrededor de una tonelada y vagaba por las pampas y sabanas de América del Sur, pero desapareció hace unos 10.000 años, junto con muchos otros animales grandes de la Edad de Hielo.

El ADN extraído al fósil, de 12.000 años, está proporcionando una visión única de uno de los gigantes más extraños de la Edad de Hielo: un mamífero del tamaño de un coche pequeño con un caparazón óseo bulboso y una cola puntiaguda en forma de mazo.

Científicos dijeron el lunes que su investigación genética, publicada en la revista Current Biology, confirmó que la criatura, llamada Doedicurus, formó parte de un linaje extinto de armadillos gigantes.

"Con una longitud de más de tres metros desde la cabeza hasta la cola, sin duda lucía como un coche pequeño, como un Mini o un Fiat 500", dijo el biólogo evolutivo Frederic Delsuc de la francesa Université de Montpellier, uno de los investigadores, informa Reuters.

El mamífero formaba parte de un grupo llamado gliptodontes. Algunos gliptodontes llegaron hasta partes del sur de Estados Unidos, desde lo que hoy es Arizona hasta las Carolinas.

Los investigadores fueron capaces de ubicar al Doedicurus y los otros gliptodontes en el árbol genealógico del armadillo luego de estudiar pequeños fragmentos de ADN extraídos de trozos de caparazón de la criatura. Utilizaron una técnica sofisticada para obtener ADN mitocondrial desde una sopa de contaminantes ambientales que se filtró en el fósil durante eones.

Los científicos determinaron que el linaje de los gliptodontes se originó hace unos 35 millones de años. El fósil más antiguo de armadillo, encontrado en Brasil, tiene unos 58 millones de años.

Los científicos han debatido sobre si los humanos contribuyeron a la extinción de los gliptodontes. Poinar dijo que creía que los seres humanos jugaron un rol, ya que la mayoría de los grandes mamíferos de esa época estaban bajo presión no sólo por el cambio climático sino también de la caza humana.