Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Al menos 16 muertos en un accidente de autobús con jóvenes en Italia leer
CHIPRE REUNIFICACIÓN

Líderes greco y turcochipriotas trabajan contrarreloj para cita con garantes

11/01/2017 18:43
PUBLICIDAD

Céline Aemisegger, Ginebra, EFE Los líderes greco y turcochipriota, Nikos Anastasiadis y Mustafá Akinci, trabajan contrarreloj para conseguir las mayores convergencias posibles en el diálogo sobre la reunificación de Chipre antes del crucial intercambio de mapas hoy y la "histórica" reunión de mañana con los tres poderes garantes.

El éxito de la conferencia, en la que participarán en representación de los garantes los ministros de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, y de Grecia, Nikos Kotziás, depende de los progresos que logren Anastasiadis y Akinci hasta el último minuto de este miércoles.

A la reunión, en la que se abordará por primera vez el capítulo de la seguridad y las garantías, asistirán además el secretario general de la ONU, António Guterres, y el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, en representación de la Unión Europea (UE), de la que Chipre es miembro desde 2004.

El luxemburgués dijo hoy en Malta que se trata de "la última oportunidad de ver recompuesta la isla de una forma normal".

El enviado especial de la ONU para Chipre, Espen Barth Eide, no quiso ir tan lejos, pero señaló en una rueda de prensa que está "absolutamente convencido de que se trata de la mejor oportunidad" para reunificar una isla dividida desde 1974 cuando Turquía invadió y ocupó la parte septentrional.

El debate girará sobre la estructura de seguridad de una isla reunificada y si mantener o no las garantías establecidas bajo los Tratados de 1960, que supusieron el nacimiento de la República de Chipre independiente del control británico, pero que permiten a los garantes intervenir para restablecer el orden constitucional.

Eide quitó hierro al hecho de que no asistirán inicialmente los jefes de Estado o de Gobierno del Reino Unido, Turquía y Grecia, y afirmó aún puede elevarse el diálogo al nivel de los mandatarios, dependiendo del desarrollo de la conferencia.

Negó que las negociaciones de paz vayan lentas, sino que por lo contrario indicó que se han "resuelto muchos temas y estamos cerca de resolver otros".

El diálogo se ha centrado sobre todo en la gobernabilidad, donde aún persisten diferencias, dado que la parte turcochipriota insiste en una presidencia rotatoria que rechaza Anastasiadis, y en la propiedad y el territorio.

Eide subrayó que la conferencia será "histórica" con independencia de su resultado, dado que por primera vez en este proceso los poderes garantes se reúnen con los chipriotas para abordar el complicado tema de la seguridad y las garantías.

Este miércoles se producirá además otro paso "histórico", dado que las dos partes intercambiarán los mapas que definirán, entre otros aspectos, los límites administrativos y los porcentajes del territorio que cada Estado constituyente pasará a controlar, incluyendo los porcentajes de las costas de cada uno.

Tras la invasión turca, el 36,2 % del territorio quedó en manos turcochipriotas y entre 140.000 y 160.000 grecochipriotas huyeron de la zona. A su vez, 45.000 turcochipriotas que vivían en el sur se desplazaron al norte.

Anastasiadis pide el retorno a sus tierras de unos 100.000 ciudadanos expulsados del norte y la devolución de Mórfu.

Los mapas, que se entregarán a Eide y serán verificados por cartógrafos de ambas partes y de la ONU y serán guardadas en una caja fuerte en la organización multilateral en Ginebra, fijarán en entre el 28,2 % -según la posición grecochipriota- y el 29,2 % según la posición de Akinci, el porcentaje del territorio turcochipriota.

La ONU asume que las líneas trazadas en los mapas no serán idénticas, pero no lo considera dramático sino como el punto de partida para "reconciliarlas" cuando llegue el momento oportuno.

Con todo, Eide admitió que de Ginebra no saldrá un "acuerdo integral" para la reunificación de Chipre.

Sin embargo, "volaremos desde Ginebra de regreso a Chipre con el sentido de que llegará" esa resolución, indicó.

Señaló que una solución política integral podría tomar aún algún tiempo, porque incluso con un acuerdo global sobre la mesa, hará falta trabajar en el texto de la Constitución, en la implementación y en otros muchos detalles antes de poder anunciar un referéndum" ante los ciudadanos turcochipriotas y grecochipriotas.

Ahora, dijo el diplomático noruego, "es el momento en el que, como mínimo, los chipriotas podrán superar todos sus problemas internos pendientes y acordar con los garantes un marco para la estructura de seguridad" del futuro Estado federal bizonal y bicomunal que surgirá de dos Estados constituyentes.