Santa Cruz de Tenerife
CHINA ESPAÑA

El realismo del español Eduardo Naranjo llega a China entre gran expectación

12/01/2017 12:53
PUBLICIDAD

Pekín, EFE Una amplia retrospectiva del pintor español Eduardo Naranjo llegó hoy a China entre gran expectación, con una inauguración en Pekín a la que asistieron importantes representantes del arte de este país.

Sin poder estar presente por una leve enfermedad, Naranjo inauguró este jueves su primera gran exposición -la primera vez que presenta sus pinturas al óleo- en uno de los museos de referencia de la capital, el Museo de Arte Nacional de China, donde permanecerá hasta el 17 de enero para después recorrer otras ciudades como Shanghái.

El evento contó con el apoyo y la asistencia de importantes representantes de la cultura china, así como de la Embajada española en Pekín o del Instituto Cervantes.

"Las obras de Naranjo son un ejemplo muy bueno del arte contemporáneo de España (...) Sus creaciones reflejan el nivel altísimo de los artistas españoles", consideraba en declaraciones a Efe el presidente de la Asociación Nacional de Artistas de China, Liu Dawei, quien veía en el arte de Naranjo reflejos de Goya, Picasso o Dalí.

El realismo del pintor extremeño confundía a los visitantes, que no podían evitar acercarse a los cuadros para cerciorarse de que eran pinturas y no fotografías, una muestra más de su "profesionalidad", a juicio de los expertos presentes.

"Creo que el público chino va a admirar muchísimo las obras de Naranjo y que nosotros, los artistas, podemos aprender mucho de sus técnicas", opinaba Zhan Jianjun, presidente de la Asociación de Pintura al Óleo de China.

Muchos de los profesionales chinos, desvelaba Zhan, ya admiran a Naranjo, pues, a pesar de que no habían podido disfrutar de sus pinturas al óleo hasta ahora, ya conocían su trabajo.

"Ya desde los años 80 había interés", remarcó el hijo del artista, Miguel Ángel, en la presentación de la muestra, que recoge piezas desde el período de formación del pintor hasta la actualidad.

En el papel de comisario, su hijo explicaba a Efe la estrecha relación que el pintor ha mantenido con China: "Empieza con unos artistas chinos que estaban viviendo allí en España y que se lo propusieron (exponer), y gracias a ellos hicimos una visita en la que se inauguró el museo de pintura al óleo de Pekín y (en la que) conocimos a los grandes maestros".

A partir de ahí, nació una relación de intercambios que acabó con Naranjo impartiendo clases magistrales en una universidad de Hangzhou (este) y, posteriormente, en la prestigiosa Academia Central de Bellas Artes de Pekín.

Ahora, tras haber hecho realidad un proyecto que la familia comenzó a planear hace más de cuatro años, Naranjo espera recibir una respuesta del público "tan buena como para volver", afirmó su hijo.