Santa Cruz de Tenerife

Enraizados se reúne con el Ayuntamiento de Madrid para rescatar su propuesta de poner nombres de mártires a las calles

17/02/2017 18:15
PUBLICIDAD

Madrid, Europa Press El presidente de Enraizados, José Castro Velarde, se reunió este jueves 16 de febrero con el vocal asesor de la Comisión de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid, Txema Urkijo, para rescatar la iniciativa que la asociación católica presentó hace casi dos años al consistorio para que la alcaldesa, Manuela Carmena, pusiera a las calles nuevas nombres de mártires de la persecución religiosa del siglo XX asesinados en Madrid.

Hasta este momento, según critica Velarde, el Ayuntamiento de Madrid no había mostrado acuse de recibo del documento a pesar de que, según precisa, la propuesta de Enraizados aparecía en el documento 'Propuestas de asignación de una denominación a viales en aplicación de la Ley de Memoria Histórica', elaborado por el equipo de Cultura.

Después de la reunión de este jueves con Urkijo, el presidente de Enraizados afirma que el vocal asesor de la Comisión de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid "se ha comprometido a recoger la propuesta y valorarla".

Si bien, teme que el Ayuntamiento, "bajo el pretexto de la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, revise el callejero desde su peculiar línea ideológica, eliminando personajes que no sean de su agrado y sustituyéndolos por otros más afines a su pensamiento".

Para Velarde, "dedicar una calle a los mártires propuestos, que murieron solo por defender a los más necesitados y por su fe, sería un gesto que demostraría una mayor preocupación por la objetividad histórica y por no provocar heridas y polémicas innecesarias".

Entre los 147 nombres que Enraizados propone, se encuentran los de varias mujeres como las 24 adoratrices asesinadas en el Cementerio de la Almudena en noviembre de 1936. "Hablan mucho de igualdad entre hombres y mujeres y de poner en valor la importancia de las mujeres en la Historia. Estas mujeres también forman parte de la Historia y demostraron uno de los mayores actos de amor: morir perdonando", afirma el presidente de Enraizados.