Canarias

El Gobierno abre la mano a segundas residencias en las zonas turísticas

El coordinador técnico de las Directrices de Ordenación General y del Turismo, Faustino García, aseguró ayer que la construcción de "villas o chalets" en enclaves de ocio puede ser una opción para ocupar los solares con derechos edificatorios y reorientar el aumento de plazas alojativas.

CARLOS VEGA, S/C de Tenerife
29/oct/02 16:29 PM
Edición impresa
CARLOS VEGA, S/C de Tenerife

Las Directrices de Ordenación del Turismo de Canarias abre la vía al uso residencial de los suelos clasificados como turísticos, mientras responda a una tipología de vivienda unifamiliar aislada ("villa o chalet"), a partir de los 150 metros cuadrados construidos. El coordinador técnico del documento aprobado inicialmente por el Gobierno Autónomo, Faustino García Márquez, indicó ayer que "la construcción de segundas residencias para extranjeros o nacionales en áreas turísticas puede ser una vía, siempre que no esté saturada la capacidad de carga de la Isla, de ocupar el suelo con derechos urbanísticos y reorientar el aumento de plazas alojativas".

Faustino García, en una sesión informativa con periodistas, aclaró que la compatibilidad de uso entre residencial y turístico se deja en manos del planeamiento insular, que deberá zonificar los suelos ya clasificados en función de la capacidad de carga de la Isla o lo que es lo mismo de los servicios e infraestructuras existentes.

Subrayó que Tenerife y Gran Canaria son las dos Islas donde existen más opciones para que los terrenos turísticos se dediquen a otros fines, ya sean para "instalaciones turísticas", como campos de golf, o para "residencial de larga estancia". García añadió que Fuerteventura tiene todavía una gran capacidad de crecimiento territorial, mientras que Lanzarote, sin embargo, ha llegado al "agotamiento absoluto" de sus servicios e infraestructuras.

El coordinador técnico de las Directrices consideró un "suicidio" la posibilidad de desclasificar suelos turísticos con derechos edificatorios adquiridos, tal y como propone el Partido Socialista Canario, al no existir un inventario regional al respecto y suponer una medida con escasa proyección económica, por el coste de las indemnizaciones.

Faustino García argumentó que exiten calculos suficientes - "a pesar de lo defectuoso de la información estadística" - para saber que "no podemos seguir creciendo", pero que no hay datos objetivos, ni siquiera sobre el coste, para "afrontar una medida política cuyas consecuencias económicas no se saben".

El objetivo del Gobierno es evitar que se clasifique más suelo turístico y, a la vez, inventariar el existente y los derechos aquiridos sobre el mismo, de lo que deberán encargarse los Cabildos, a través de los Planes Territoriales Especiales, indicó García.

El coordinador de las Directrices recordó que se estableció un crecimiento del 1 por ciento, en lugar del crecimiento cero, ante la negativa de algunos Cabildos, como el de Gran Canaria y Tenerife, a cerrar las puertas a un aumento de plazas alojativas centrado en la calidad.

Crecimiento y capacidad

Faustino García confió en que el crecimiento futuro, que marque el Parlamento Canario, responda a la capacidad de carga del Archipiélago, aunque reconoció que "hay una parte de la sociedad y de instituciones administrativas que no quieren saber nada" de este asunto.

Respecto a su trámite parlamentario, que se iniciará el próximo lunes, el técnico expuso que si se atiende a los criterios del PP, que aboga por eliminar cualquier cupo de crecimiento, habría que reorientar o revisar profundamente todo el documento de Directrices del Turismo.

Reconoció, no obstante, que el concurso público para seleccionar los establecimientos hoteleros que se construyan sí es negociable porque es una cuestión accesoria.