Canarias

Canarias espera que Aznar cierre un acuerdo sobre la mediana con Marruecos


EFE, Las Palmas
30/sep/03 16:37 PM
Edición impresa

EFE, Las Palmas

El Gobierno canario tiene la "esperanza" de que la visita a Marruecos del presidente español, José María Aznar, sirva para desbloquear el conflicto de delimitación de la mediana de las aguas que separan el país de las Islas, afirmó ayer su consejero de Economía, José Carlos Mauricio.

Su confianza en lograr "un acuerdo histórico" respecto a esta cuestión "que lleva veinticinco años sin resolver" por el empeño de Marruecos en que la mediana se fije a partir de su plataforma continental y no de su costa, "lo que supondría llegar a 20 kilómetros de Lanzarote", según dijo el consejero, nace de una visita de trabajo al país vecino que finalizó el domingo.

José Carlos Mauricio hizo estas declaraciones en una rueda de prensa que ofreció en Las Palmas de Gran Canaria para hacer balance de ese viaje.

Durante él, explicó, se entrevistó con primeras autoridades de los ministerios marroquíes de Interior, Comercio Exterior, Agricultura, Asuntos Exteriores y Finanzas, a fin de preparar la visita que se espera que el presidente canario, Adán Martín, efectúe al reino "inmediatamente después" de la que hará Aznar, programada para los días 8 y 9 de diciembre próximos.

Conseguir que esa estancia de Adán Martín en Marruecos, que se estima tendrá lugar en enero de 2004, sea "no un acto protocolario, sino que haya también acuerdos" previamente madurados, fue su finalidad, destacó.

En cuanto a los asuntos tratados con las autoridades del país, relató que giraron en torno a cuatro ejes temáticos: la cooperación al desarrollo, el conflicto existente sobre la fijación de la mediana de las aguas que separan Archipiélago y continente, el fenómeno de la inmigración irregular que llega a las Islas desde las costas marroquíes y la necesidad de ampliar los lazos culturales.

"Un Magreb estable"

Mauricio, durante años defensor de la lucha del pueblo saharaui contra Marruecos y crítico del Gobierno de este país, insistió en su apuesta por ampliar las relaciones con el reino alauí y justificó su cambio de actitud por la necesidad de favorecer "un Magreb estable" en beneficio de la Unión Europea.

Un continente que opinó no será capaz de absorber los inmigrantes irregulares que, en caso de que no encuentren medios de subsistencia en sus países, se calcula podrían introducirse en él en la próxima década, que el consejero cifró en 20 millones.