Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los pilotos denuncian que Ryanair amenaza con cerrar sus bases en Canarias leer

La regulación de las emociones llega a Primaria el próximo curso

Canarias incluirá dos horas semanales de Educación Emocional y para la Creatividad en primero y tercero Los profesores serán formados en los próximos meses.
Miguel Gómez, S/C de Tenerife
13/jun/14 1:01 AM
Edición impresa

Miguel Gómez, S/C de Tenerife

Tomar conciencia de las propias emociones y ser capaz de regularlas y de alumbrar ideas "novedosas y valiosas" para afrontar los retos que impone la sociedad. Esos son los objetivos que persigue la asignatura de libre configuración autonómica que empezará a impartir Canarias el próximo curso, al amparo de la nueva ley educativa (Lomce).

La nueva materia se denominará Educación Emocional y para la Creatividad, y ocupará dos horas semanales de primero a cuarto de Primaria, aunque su implantación será secuencial, vinculada a los plazos de desarrollo de la propia Lomce. Así, el próximo curso se ofrecerá en primero y tercero y en el 2015-2016 llegará a segundo y cuarto.

Para hacer sitio a esta asignatura, el Gobierno regional tendrá que reducir el horario de otras. Una es Matemáticas, cuyo horario se equiparará con el de Lengua Española. La otra hora se ganará a costa de la dedicada hasta ahora a la comprensión lectora.

"El espíritu es extenderla a quinto y sexto de Primaria y buscar fórmulas para incorporarla como optativa en Secundaria", explica Antonio Rodríguez, profesor de Psicología Educativa en la Universidad de La Laguna (ULL), que ha participado en el proceso de diseño curricular de la materia.

La implantación de Educación Emocional supondrá, según Rodríguez, "una revolución" con repercusiones en todo el sistema educativo. Las ciencias de la educación apuntan hacia la "necesidad de facilitar herramientas concretas para que los alumnos afronten los nuevos retos del aprendizaje y se adapten a las demandas de una sociedad compleja y convulsa".

La asignatura pretende que los niños conozcan sus propias emociones y aprendan a "ajustarlas para que no les desorienten y para poder dar una respuesta responsable a lo que sucede a su alrededor". Además, aspira a estimular la "creatividad vital", que no artística, la que permite idear soluciones innovadoras, aplicables en el futuro a actividades como la emprendeduría.

"Las empresas requieren a sus trabajadores seguridad en sí mismos, autonomía, capacidad de trabajo en equipo y ven en estas cualidades una relación directa con la productividad", argumenta el docente de la ULL, que valora la "valentía política" que, a su juicio, ha tenido la Consejería de Educación al adoptar esta decisión.

El diseño curricular de la asignatura está perfilado, pero no cerrado. Los diferentes sectores de la comunidad educativa tendrán la oportunidad de hacer sus aportaciones. Además, la Administración baraja la idea de que los centros escolares puedan ofrecer una materia alternativa.

Durante los próximos meses se desarrollará todo el proceso de formación del profesorado, en el que participará la propia Universidad tinerfeña, adelanta Antonio Rodríguez.