Santa Cruz de Tenerife

Canarias, a la cabeza del consumo de comida barata y poco saludable

Un informe del Ministerio de Alimentación sitúa a las Islas en el cuarto puesto de consumo de alimentos per cápita, pero menor gasto Consumimos papas y bollería.
L.C., S/C de Tenerife
25/jul/16 6:08 AM
Edición impresa
Canarias, a la cabeza del consumo de comida barata y poco saludable

Que los canarios comemos mal es una cosa que venimos oyendo desde hace tiempo a endocrinos y dietistas. Que una encuesta nacional nos sitúe a la cabeza en consumo de alimentos pocos saludables no hace más que ratificar (una vez más) que lo que nos llevamos a la boca es casi siempre lo más inadecuado.

Canarias fue la quinta comunidad autónoma en consumo per cápita en kilos de alimentos en 2015, con 690,7 kilos persona. Por encima de la media nacional, que está situada en 656,7, según el "Informe de consumo de alimentación en España 2015".

Sin embargo, esa ingesta masiva de comida no se corresponde con la calidad de la misma. Somos los decimocuartos en gasto per cápita en alimentos, con 1.394,3 euros por persona y año, doscientos euros por debajo de la media nacional, situada en 1.502,9 euros. Muy lejos de País Vasco, Cataluña y Cantabria, que son las regiones que están a la cabeza en gasto por alimentación.

Por tipos de alimentos, los canarios estamos entre los tres primeros en aceite de semillas, que es el más barato (1,16 euros por litro de media); mientras que apenas consumimos aceite de oliva virgen extra, el de mejor calidad y más caro.

Estamos a la cola en consumo de pollo, de cerdo o de carne de ovino o caprino y, sin embargo, somos de los primeros en carne transformada/procesada, que incluye jamón curado y paleta, lomo embuchado, chorizos, salchichón y salami, fuet y longanizas, jamón cocido, paleta cocida todo tipo de fiabres.

Entre las frutas y hortalizas, los canarios somos los que más plátanos y patatas frescas (y congeladas) consumimos. Asimismo, también estamos a la cabeza en bollería y pastelería.

A nivel nacional también "se mantiene estable" el consumo de "bollería, pastelería, galletas, cereales y productos navideños, cervezas, zumos y néctares"; pero, por el contrario, desciende el de "aceite, leche líquida, carne, pescado, pan, frutas frescas, hortalizas frescas, cafés, aceitunas, huevos, arroz, azúcar y bebidas refrescantes", entre otros.

Respecto a las bebidas, los canarios somos grandes bebedores de agua embotellada con gas y sin gas, pero también de vino. El informe del Ministerio de Alimentación nos sitúa a la cabeza de consumo de bebidas refrescantes de limón, de néctares o zumos y de café o té. Sin embargo, estamos en puestos de cola de bebidas isotónicas. Además de ser de los que más vino consumimos de España, los canarios estamos también a la cabeza en ron.

A nivel nacional, el gasto solo en consumo de bebidas frías ascendió a 9.256,75 millones, lo que supone un consumo de 2.051,14 millones de litros en 4.701,09 millones de consumidores. Fuera de los hogares se consumió el 26% de los litros de bebidas frías y se gastó el 66,4% del importe que los españoles destinaron al consumo de bebidas frías en España.

El consumo per cápita nacional fue de 60,24 litros, que representa el 30,6% del consumo per cápita de bebidas frías en España. Según el informe, el gasto medio en bebidas frías por persona al año fue de 279,54 euros. Cuando más se consumieron estas bebidas fuera del hogar fue en los meses de verano.

Los datos referidos a las Islas dibujan a los canarios como grandes comedores de bollería, de embutido y de papas y bebedores de zumos y néctares (con grandes cantidades de azúcar), de café y de ron. Un cóctel que nos dirige también a estar en los primeros puestos de hipertensión arterial, de colesterol y de diabetes.