Santa Cruz de Tenerife
ANDONI ORTUZAR PRESIDENTE DEL PARTIDO NACIONALISTA VASCO (PNV)

"CC y PNV tienen dos almas: la pragmática y la soberanista"

Álvaro Morales, S/C de Tenerife
17/feb/17 05:39
Edición impresa

Preside el PNV y, en la sombra, se le respeta mucho desde el resto de fuerzas por su capacidad negociadora, pero Andoni Ortuzar no se esconde: se siente solo vasco y cree que, tanto en su partido como en CC, hay dos almas, la del pragmatismo y el soberanismo.

¿Habrá presupuesto en marzo? ¿Gracias al PNV, sin el PSOE...?

Será gracias al PP y el Gobierno; depende de su voluntad. Cuando uno quiere sacar presupuestos y no tiene mayoría, debe esforzarse para que otros le ayuden: ha de ponerse en los zapatos del otro.

Pero, ¿es optimista, no...?

Empezamos el camino. El primer contacto fue este miércoles y apenas sirvió para hablar del calendario. Venimos de relaciones tormentosas con el PP, de muchos litigios entre el Gobierno vasco y el español, y eso no es lo mejor.

¿No ha notado cambios?

Sí en la forma de hablar y las sensaciones, pero no en los hechos. La música es importante, pero lo definitivo es la letra y, en este caso, los números. Ya dije que negociaríamos sin complejos. Si hay una opción para el acuerdo, estaremos ahí, pero, si no, pues no, aunque hay voluntad y, en los últimos años, más de Euskadi que del Estado. Esperemos que ahora haya más aunque solo sea por necesidad.

Si se aprueba el presupuesto, ¿habrá legislatura casi completa?

No diré que es la garantía, pero sí el 50%, porque ya sería fácil que los hubiera en 2018 o, en el peor de los casos, una prórroga y, con ello, nos situaríamos ya en 2019.

Porque otra elección sí la concibe como un fracaso y catástrofe...

Por egoísmo del PNV, no le tendríamos miedo, pero, políticamente, sería un fracaso y, desde lo social, una catástrofe porque la ciudadanía no entendería nada, aunque, desde hace mucho, una gran parte entiende poco. Sin embargo, sería rizar el rizo y no es buen escenario para nadie; va más allá de 4 o 5 diputados para arriba o abajo: sería la vergüenza del sistema.

¿No giró mucho el PSOE al PP?

Guste o no, hay que asumir las situaciones internas de los actores de este pequeño teatro en que se convirtió la política española, y el PSOE está en una situación delicada, sobre todo en estos 3 meses. Por eso, pedirle que haga muchos escorzos quizás sea excesivo.

Entendería, pues, que se oponga al presupuesto...

Se opondrá sea el que sea pues no cabe otra cosa en su guion, si bien esto nos hace reflexionar sobre el sentido de Estado de los partidos de Estado, que no deja de ser...

Paradójico...

Ese es un término elegante, pero resulta paradójico que sean dos partidos nacionalistas los que saquemos al Estado del problema...

No olvide a Ciudadanos...

Bueno, C's y el PP son lo mismo, es una filial, una franquicia. Salvo ellos, todos los percibimos así.

¿Se siente más cerca de CC que de NC, que tiene otro escaño clave?

No conozco al diputado de NC, salvo por la tele, pero con CC tenemos una dilatadísima relación. Nos une una visión de Europa, militamos en el Partido Demócrata, hemos compartido coalición en las europeas, tenemos una relación intensa en las Cortes, casi un mismo diagnóstico sobre el Estado...

Pero en CC confluye gente de izquierdas, centro, derecha, y practica un pragmatismo muy basculante: ¿es más ideológico el PNV?

No, pero tenemos 122 años y eso te da acervo ideológico porque, si no, no aguantas, y también capacidad para acomodarnos y tener muchos termómetros sociales. ¿Y qué pide hoy la sociedad vasca y canaria?: acuerdos, avanzar, garantizar servicios y la gobernabilidad...

Pues aquí se rompió el pacto...

Sí, pero creo que el que ha roto va a salir perjudicado.

¿El PSOE?

Sí. Hoy se castiga al que rompe.

El PSOE dice que ha roto CC...

Pero hoy (ayer) estuve con Clavijo y sigue siendo presidente; el que se marchó es el PSOE, y lo digo yo, que acabo de firmar con el PSE. Pero también viví una ruptura en 1998 y veamos quién salió perjudicado. No quiero meterme ni tengo muchos datos, pero creo que el PSOE quiso explotar excesivamente sus opciones pensando más en su situación que en Canarias, y Clavijo ha pensado en la globalidad.

¿Qué les dice a los que conciben a los nacionalistas como egoístas que pactan con PP o PSOE, a veces con contradicciones por no coincidir en Madrid y en sus regiones?

Pero no son contradicciones nuestras. Tenemos algo que nos hace sencilla la política: CC quiere lo mejor para Canarias y nosotros, para Euskadi. Con Clavijo, hablé del pacto con Aznar en 1996, que luego fue un demonio para el PNV.

Arzallus dijo que le sacó más en un día que a Felipe en 13 años...

Sí, pero el Aznar de 200o fue letal para Euskadi; cambió él, no el PNV. Y con CC pasó igual. Hubo un Aznar en minoría y otro en mayoría...

Igual con Rajoy...

Sí, pero al revés, por suerte; de la mayoría a la minoría. El problema es que, desde Madrid y otros ámbitos, se caricaturiza al nacionalista como ventajista que se aprovecha. Y no: el problema es que, con mayoría absoluta, los partidos españolistas tienen tanta soberbia que son incapaces de ver que el Estado va más allá de 100 kilómetros a la redonda de Moncloa.

Pues el PNV también basculó: atrás dejó el plan Ibarretxe...

Pero es la teoría de la acción y reacción, que funciona. Si tienes a un Aznar que, con Oreja, prácticamente te dice que te mandará la acorazada Brunete a Euskadi...

Dijo antes lo de acercar presos o definió a ETA como lo hizo...

Sí, pero le duró dos meses. Por tanto, la incoherencia no viene por nosotros. Lo bueno del PNV es que lleva la ideología en su nombre: somos el partido de la nación vasca.

¿Son independentistas?

Yo sí.

¿Y cómo asiste a lo de Cataluña?

A ver, soy vasco; no es que sea independentista, sino vasco y los vascos tenemos que autoorganizarnos y ser lo que queramos.

¿Mediante un referéndum?

O un proceso, un decantamiento social y un análisis de lo que pasa en Europa porque este debate está muy descontextualizado: hoy no te declaras independiente; te reconocen otros. Me da igual el caso catalán: si Merkel o Alemania, y luego 6 estados más, reconoce a una parte del Estado español que decide en un referéndum que quiere marcharse, ya puede decir Rajoy lo que quiera.

¿Eso es lo que quiere el PNV?

No, queremos un acuerdo entre vascos para decidir qué queremos ser de mayores.

¿No son mayores aún?

Un pueblo siempre tiene una fase siguiente: tengo 54 años y no voté el Estatuto de Guernica y ya soy mayor para votar lo que quiero ser.

Si fuera canario, ¿abogaría por la independencia o entiende que, mayoritariamente, CC no lo haga?

Mi sentimiento mezcla lo que te manda el corazón y te dice la cabeza. La clave para ser coherente entre ambos es el bienestar de la sociedad que defiendes. Si creyera que lo mejor para Canarias sería la independencia, lucharía por eso, y no si hay riesgo de ruptura social. En el PNV siempre se ha hablado de dos almas, la independentista y la pragmática, y creo que en CC pasa igual, y prima una u otra en función de los ataques exteriores.

Financiación, Cataluña, Europa, Trump...

Ortuzar tiene claro que acordar la financiación regional no será fácil, pero aboga por un sistema "coherente" que atienda a las diferencias. "Si se acepta que el estado es asimétrico, las soluciones deben serlo. Si se tienen claras las competencias, cuánto valen los servicios y hay presiones fiscales y grado de rendimientos equivalentes, las cosas son más fáciles. Se nos acusa de tener privilegios, pero nuestra presión fiscal es más alta y el índice de fraude, mucho más bajo. No valen tablas rasas". La conversación se bifurca y le permite contraponer su nacionalismo con el de Trump o Le Pen. Frente a ellos o el brexit, recalca que son europeístas antes que muchos, que están lejos del liberalismo y el proteccionismo y que, junto a países del Norte, en Euskadi cuentan "con la mayor socialdemocracia". Por eso, insiste en que quieren decidir su futuro entre todos los vascos, pues sabe que los hay que se sienten españoles, al tiempo que plantea el diálogo como solución para Cataluña, "no la judicialización", si bien culpa de todo a no respetarse el Estatut. A su juicio, y aunque se retroalimentan, "el nacionalismo español está más cómodo y usa más poderes: está linchando al catalán por optar por el referéndum, que se puede hacer cambiando la ley".