Santa Cruz de Tenerife
JOSÉ MANUEL BALTAR CONSEJERO DE SANIDAD DEL GOBIERNO DE CANARIAS

"No podremos cumplir la tasa de reposición con los nuevos especialistas"

V. Pavés, S/C de Tenerife
9/oct/17 6:12 AM
Edición impresa

Ha sido un año complicado para la sanidad canaria. Un año en el que, a los problemas que ya iba arrastrando el área, se han unido un presupuesto inicial "insuficiente" y un cambio de responsable en la consejería de Sanidad. Con la presentación del borrador de los presupuestos para 2018 a la vuelta de la esquina, preguntamos a José Manuel Baltar, consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, sobre su valoración de los problemas que se han ido conociendo, a lo largo de su recorrido como consejero, con respecto a la sanidad canaria.

La consejería ha mostrado su interés en realizar un compromiso para la sanidad pública en el que participen varias entidades. ¿En qué fase se encuentra dicho documento ya que en el cronograma original iba a estar resuelto para el 15 de septiembre?

Hay gente molesta porque se retrasó poco, ya que muchos fueron muy cumplidores. A nosotros, por un lado, nos da un cierto reparo alargar el plazo, pero es así. También hemos tenido la "suerte" porque este año, con lo que está pasando, tenemos un pequeño retraso en los presupuestos y aún estamos a tiempo de presentarlo. El plazo que habíamos puesto era porque queríamos meter determinados programas en los presupuestos de 2018. No obstante, estamos muy contentos porque se ha desbordado la participación, hay más de 200 contribuciones, en las que se incluyen los colegios profesionales, las representaciones sindicales y los colectivos de pacientes. Pero es que después hemos tenido montones de aportaciones incluso individuales. El proceso de tratamiento de toda esa información se nos ha prolongado un poco, estamos ahora mismo en fase de redacción de un borrador que volverá a circular entre las personas que participaron para que ellos lo validen.

¿Pedirá algo específico para la sanidad canaria en los presupuestos de 2018?

Permíteme que no me adelante, porque ni siquiera sé. Está trabajando personalmente el director del Servicio con su equipo en ello; por eso, a día de hoy, no puedo dar datos concretos.

En cuanto a los presupuestos con los que ha trabajado hasta ahora, los de 2017, ¿cuál es su valoración sobre ellos?

Este año por ahora no nos quejamos, porque el aporte económico con la llegada de la Ley Crédito Extraordinario fue importante. Con el presupuesto inicial habíamos podido crecer un poco, pero la Ley de Crédito Extraordinario, lógicamente, nos permite crecer en circunstancias tan importantes como para poder dotar con créditos a determinadas infraestructuras que habían quedado paradas para que las operativizasen. El crédito extraordinario nos ha dado un respiro, evidentemente. El presidente autonómico, Fernando Clavijo, ha manifestado su interés en que el presupuesto del año que viene esté enfocado especialmente a Políticas Sociales, Sanidad y Educación, y eso es un motivo de alegría.

Respecto a los recursos sanitarios, en la pasada Comisión de Sanidad se mencionó la escasez de estos en el Hospital Universitario de Canarias (HUC), comparado con otros hospitales. ¿Cómo piensa que se puede resolver?

Ojalá el problema del HUC fuera exclusivo del número de recursos humanos, que también. En el HUC, hace 10 años, se produjo un proceso de incorporación a la red del Servicio Canario de Salud (SCS) y se hizo con un presupuesto por debajo de su gasto operativo. Eso pasa muchas veces y se ha hecho con muchos otros hospitales. Lo que pasa es que, en los años siguientes, llegó la crisis y el presupuesto del HUC, que ya partía de un castigo gravísimo, vivió un castigo mayor. Todos hemos estado castigados, sí. Pero no está igual el que parte de menos diez que el que parte de cinco. Como las rebajas presupuestarias vinieron proporcionales a todos los hospitales, el Hospital Universitario se resintió especialmente. Tenemos pensado para el HUC una serie de actuaciones primero a corto plazo, como inversiones en tecnología y algunos refuerzos en recursos humanos, que se están trabajando con la dirección del servicio conjuntamente con la gerencia y el equipo directivo del hospital. Luego hay unas actuaciones de medio y largo plazo que hay que pensar y tenemos que reflexionar sobre qué queremos que sea el HUC de dentro de diez años. Nuestro reto es volver a posicionar el HUC como el hospital que fue.

En cuanto a la problemática de la renovación de personal, especialmente de la rama médica, ¿cómo piensa resolver el hecho de que en 2030 se vaya a perder una gran parte de las plantillas de médicos de familia y pediatras, entre otros?

En cuanto a las jubilaciones forzosas estamos empezando a flexibilizarlas, tenemos ya algún caso. No muchos porque la norma es muy rígida, pero acogiéndonos a cuestiones como las necesidades de servicio, hemos podido ir rescatando algunos en que tienen un reconocimiento social muy alto en su entorno. Todo eso nos facilita el poder cogernos a determinados renglones de la ley porque, hay que reconocerlo, es muy radical a esos niveles. También se ha dicho por ahí que habíamos convocado menos plazas de MIR, pero se han convocado las mismas plazas. Además, yo presenté una solicitud de un Consejo Interterritorial Nacional para hablar sobre la situación de nuestra tasa de reposición de MIR. Porque tenemos una tasa de reposición que, con los nuevos especialistas, no vamos a ser capaces de cumplir. También pasa una cosa curiosa, hay pocos años en los que logremos cubrir todas las plazas de médico de familia, porque muchos profesionales prefieren volver a preparar el MIR que coger una plaza en esta especialidad. Para nosotros es un hándicap terrible porque son las plazas en las que tenemos más interés por su proximidad al paciente y capacidad de resolución, como la pediatría. No obstante, no solo somos nosotros, todas las comunidades están presionando para que se celebre el Consejo, porque si no, acabaremos compitiendo entre nosotras por los médicos. Esto es lo que tratamos de evitar y para ello hay que poner medidas estatales. Y segundo, no estamos en contra de importar profesionales, pero parece un poco difícil de explicar que apliquemos, a los alumnos que van a la universidad, criterios de "numerus clausus" tan duros, para luego aceptar a una persona que homologa un título de un país extranjero. Es decir, has echado a los tuyos o les has impedido acceder a medicina, y luego resulta que tienes que aceptar al que viene con una formación que está pactada por un consenso bilateral.

La ley de ordenación sanitaria obliga a tener un área de salud por cada 200.000 o 250.000 habitantes, sin embargo, tanto en Tenerife como en Gran Canaria, solo existe un área de salud por cada isla cuando proporcionalmente tendría que haber tres en cada una, ¿por qué esto sucede así?

De hecho, operativamente hay dos, porque ese es el mapa antiguo del archipiélago. En Gran Canaria, se separan en el Barranco Guiniguada, y en Tenerife, en la famosa área norte y área sur. El Hospital del Norte y del Sur serían el comarcal de cada una de las áreas. Una de las cosas que se plantearon en la agenda legislativa era si abordar la ley de ordenación sanitaria de Canarias en pequeños detalles como estos, que habría que modificarlos. Yo creo que no es tan determinante en el concepto del área sino los servicios que ligues a dichas áreas. Hace tiempo que el mapa no se utiliza como un sistema básico de planificación. Ya no estamos manejando ese mismo concepto; de todas formas, las leyes están para que cumplan su etapa, evaluarlas y modificarlas. Por eso, si corresponde, se abordará el tema.

La problemática reside en lugares, como el sur de Tenerife, donde la población ha crecido tanto, que realmente necesita un hospital.

Y es en lo que estamos en el Hospital del Sur añadiendo la cirugía, la obstetricia y todo el diseño nuevo que lleva. Pero fíjate, el Sur porque se ve de una forma muy evidente, pero en el Norte hay un crecimiento más silente que también existe. De hecho, el pasado miércoles valorábamos con los especialistas del HUC que debemos seguir peleando montar Cirugía Mayor Ambulatoria en el Hospital del Norte, para que la población de esa zona cada vez lo tenga más resuelto. Nuestro objetivo es buscar una resolución cada vez más próxima al paciente. Si hablamos de la ley, por hablar de ella, de acuerdo. Pero la ley ya hace un tiempo que no se está utilizando para programar las líneas asistenciales de la consejería. El Plan de Salud es el que plantea las grandes líneas asistenciales y, a partir de ahí, hay los desarrollos poblacionales que se están dando. Hay crecimientos poblacionales que son especialmente graves en el sentido de que no estaban previstos. Por ejemplo, en la isla de Fuerteventura o el sur de Tenerife. En este último, lo grave es que ha sido un boom poblacional y la infraestructura nunca está preparada para asumir estos crecimientos.

Hablemos de los hospitales del Norte y del Sur, que en un principio estaban constituidos como comarcales. ¿Van a pasar a ser hospitales de referencia?

Es lo que estamos hablando. El concepto de hospital terciario viene de su alta especialización. Pero nosotros hemos desterrado ya el concepto de comarcal porque entendemos que lo que tenemos que acercar a la gente es un hospital general. Un centro que, en función de la población a la que atienda, resuelva lo máximo posible a nivel especializado o, cuanto menos, tenga consultores que apoyen el trabajo de ese hospital. Depende del volumen de población y de las demandas que haya, pero la concepción de esos hospitales, incluso en las islas no capitalinas más pequeñas, ya es un planteamiento de hospital general con el mayor nivel de resolución que pueda.

Desde hace unos días nos venimos encontrando con una falta de sangre en el Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia (ICHH), debido a la creciente demanda de intervenciones derivada del impulso a los quirófanos. ¿Cree que se puede resolver de alguna manera?

La buena noticia es que el ICHH se recupera bien. Estamos muy contentos porque entre enero y agosto las intervenciones quirúrgicas han crecido en un 6,23%, lo que quiere decir que crecimos con respecto al año pasado de forma muy significativa en cuanto a actividad. En ese sentido estamos muy contentos. Yo no paro de repetirlo, les hemos pedido a los profesionales que hagan el esfuerzo y ellos están respondiendo de una manera excepcional.

Sobre el tema de los bancos, el ICHH propone priorizar aquellas operaciones donde los grupos de sangre sean mayoritarios. ¿Eso sería posible?

Me consta que el otro día hubo una pequeña reprogramación de cuatro intervenciones en un hospital en el que lo hicieron. No obstante, son planificaciones difíciles de hacer. Otra cosa es que el ICHH acabe logrando llevarlo a cabo, pero hay que tener en cuenta que el médico programa más pensando en optimizar el tiempo del quirófano. Es verdad que lo idóneo es tratar de ajustar las programaciones a las disponibilidades de sangre. Por suerte, de momento, no nos ha impactado de forma dura en la actividad, pero el banco de sangre siempre anda en el límite, sobre todo cuando empiezan estas etapas de muchísima actividad.

Sobre la resolución de la OPE 2007, usted aseguró que confiaba en que estuviese resuelta a final de este año. ¿A día de hoy, cree que es aún posible resolverla para entonces?

Sí, se cierra. Estamos en ello. Lo digo de memoria, pero se normalizan y estabilizan unos 5.059 profesionales. Además, con el proyecto que está realizando Recursos Humanos, nuestro objetivo es tratar de estabilizar casi 6.000 más en el futuro.

Y sobre las próximas OPE, ¿podría avanzar alguna novedad?

Nuestra intención es operativizarlas, y también aprovechar una maniobra que hay ahora a nivel nacional que va ligada a presupuestos y que estabiliza otros 3.000 trabajadores más. Si juntamos todo eso, se estabilizan algo más de 11.000 personas. Luego también hay una estrategia que está siguiendo la dirección del servicio, que es el tratar de estabilizar más a los inestables.

Sobre la que han llamado "crisis de microalgas", ¿qué opina sobre las voces que han dicho que podría haberse contenido mejor a nivel informativo?

Nosotros no tenemos esa percepción. Creemos que, cuando uno está en solitario en el gobierno, ocurren estas cosas. Hubo la utilización que se quiso dar del tema y el tiempo les dio la razón a nuestros técnicos, que hablaron desde el primer día. Creemos que hicimos lo que teníamos que hacer y lo que sabíamos hacer en ese momento y, por supuesto, del proceso hemos aprendido mucho para que no nos vuelva a pasar.

Sin fecha para finalizar la tercera fase en el Sur

La tercera fase de las obras del Hospital del Sur aún no tienen fecha de finalización. Sin embargo, el consejero de Sanidad asegura que a finales del mes de noviembre se les entregará un cronograma a diferentes colectivos, instituciones y empresas implicadas en el proceso para que firmen todas su compromiso.

Sin respuesta del Ministerio de Sanidad

Baltar pidió, a mediados de septiembre, realizar un Consejo Interterritorial de Sanidad donde participaran todas las comunidades autónomas. Según el consejero, aún no ha habido respuesta, en esta línea, del Ministerio de Sanidad. No obstante, sí se ha avanzado en la prescripción enfermera para poder dar respuesta a la próxima campaña de la gripe.

Tienen el objetivo de responder a los auxiliares

El problema de recursos humanos que describen los auxiliares en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) ya ha pasado en otra ocasión. Concretamente, en el Hospital Insular de Gran Canaria cuando se integró a principios de los 90 en InSalud. "El centro hospitalario tenía un diseño de los profesionales que no tenían nada que ver con el mismo", lo que planteó un proceso en el que los auxiliares tuvieron que elegir el puesto al que se querían dedicar y se tuvo que realizar poco a poco contratación para cubrir esos puestos. El consejero asegura que "va a hacer algún esfuerzo", pero admite que no sabe si se podrá llegar a tanto "porque eso está mucho más en función de la disponibilidad presupuestaria".

Las listas de espera evolucionan

Los datos de las listas de espera son "favorables", según remarcó Baltar. "Siendo humildes, esperamos poder continuar trabajando en esta línea", remarcó. De esta manera, informó de que ahora es el momento de evaluar "lo que mejor ha funcionado en unos servicios y lo que no en otros de forma que se pueda corregir". Asimismo, mostró su empeño en "seguir mejorando en los próximos semestres".