Canarias

La vivienda vacacional en zonas turísticas divide a las patronales

FEHT y Asolan rechazan "frontalmente" la prohibición de la actividad y alertan de que puede devolver el decreto a los tribunales.
El Día, S/C de Tenerife
23/feb/18 5:17 AM
Edición impresa
La vivienda vacacional en zonas turísticas divide a las patronales

No todas las patronales turísticas están conformes con la orientación que el Gobierno de Canarias pretende dar al nuevo decreto sobre el alquiler vacacional. La Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT) y la asociación de Lanzarote (Asolan) se oponen "frontalmente" a que la futura norma contemple la prohibición de esta actividad en las zonas turísticas, una medida que sí satisface a la patronal tinerfeña, Ashotel.

La FEHT argumenta, a través de un comunicado, que esta prohibición "choca con la sentencia que permite la implantación" de las viviendas vacacionales en zonas turísticas, lo que puede abocar la próxima norma a "nuevos enjuiciamientos".

El secretario general de la federación, Fernando Mathías, recuerda que el nuevo decreto derogaría automáticamente el anterior, de manera que los recursos de casación interpuestos por el Ejecutivo contra las sentencias que anulan aspectos de la primera normativa -la exclusión del alquiler en zonas turísticas, entre ellos- "perderían su objeto", de manera que el fallo judicial "devendría firme". El resultado sería, a juicio de la FEHT, que la actividad estaría permitida en las áreas turísticas.

Al margen de las consecuencias legales, la patronal hotelera de Las Palmas sostiene que la prohibición de la vivienda vacacional en esas zonas "supone una contravención al principio de libertad de competencia".

La Consejería de Turismo expuso a los empresarios turísticas el pasado miércoles las bases del borrador del decreto, que incluyen otros puntos que, destaca la FEHT, "no suscitaron controversia". Entre ellos figuran los "requisitos definitorios": la comercialización por canales turísticos habituales y que las viviendas se alquilen al menos dos veces en un año para ser consideradas turísticas. Asimismo, se excluye su ejercicio en establecimientos turísticos y se impone el respeto al principio de unidad de explotación.

Además, según avanzó ayer el consejero de Turismo, Isaac Castellano, el nuevo decreto eliminará una de las prohibiciones más controvertidas de la norma todavía en vigor y permitirá alquilar habitaciones sueltas, pero siempre que el propietario de la casa resida en ella, informó Efe.