Canarias

Deducen que el volcán submarino de El Hierro no produjo fertilización biológica

Las Palmas de Gran Canaria, Europa Press
23/mar/18 18:51 PM
eldia.es

Las Palmas de Gran Canaria, Europa Press Los investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) han publicado un artículo de investigación en la revista internacional Scientific Reports, en el que demuestran que la erupción del volcán submarino 'Tagoro' en la isla de El Hierro en el 2011 no produjo ninguna fertilización biológica que acelerara la recuperación del ecosistema marino en la zona de la explosión.

Según informa la Institución educativa, el estudio está firmado por Markel Gómez Letona, Javier Arístegui y María Fernanda Montero del Instituto Universitario de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG), junto con Antonio González Ramos y Josep Coca, de la División de Robótica y Oceanografía Computacional del Instituto Universitario de Sistemas Inteligentes y Aplicaciones Numéricas en la Ingeniería (IUSIANI).

El artículo, que se titula 'Lack of impact of the El Hierro (Canary Islands) submarine volcanic eruption on the local phytoplankton community' (Ausencia de impacto de la erupción volcánica submarina de El Hierro (Islas Canarias) en la comunidad local de fitoplancton), es el resultado de un Trabajo Final de Master (TFM) en Oceanografía, desarrollado en la Facultad de Ciencias del Mar de la ULPGC.

En la investigación se muestra que los cambios que se produjeron, tanto en la abundancia de fitoplancton como de clorofila en las aguas al sur de El Hierro, se produjeron también en el resto del Archipiélago, debiéndose principalmente a la variabilidad estacional natural, y en parte, también a la variabilidad interanual causada por la "Oscilación del Atlántico Norte" (NAO).

Por su parte, los autores del artículo sugieren que la fuerte dinámica en la zona diluyó los nutrientes producidos como resultado de la erupción, sin causar un efecto aparente sobre las comunidades de algas unicelulares del plancton, base de las redes tróficas pelágicas.

Estos nuevos resultados contradicen los estudios anteriores, en los que se sugería que la erupción volcánica había fertilizado de forma natural y extraordinaria toda esa área.