Canarias

Más de 93.000 canarios aspiran a aumentar su jornada laboral

El subempleo -ocupados que quieren trabajar más horas- repunta tras dos años de descenso y afecta más a las mujeres Uno de cada diez se encuentra en esta situación.
M.G., S/C de Tenerife
2/abr/18 6:17 AM
Edición impresa
Más de 93.000 canarios aspiran a aumentar su jornada laboral

M.G., S/C de Tenerife

La cifra de ocupados canarios que quieren trabajar más horas -sea en su propio empleo, en uno distinto o en la modalidad de pluriempleo- se incrementó en 2017 tras dos ejercicios consecutivos de descensos. Así figura en los datos de las variables de submuestra de la Encuesta de Población Activa (EPA) relativos al año pasado y publicados hace escasos días por el Instituto Nacional de Estadística (INE), de los que se desprende que 93.600 trabajadores de las Islas se encuentran en situación de subempleo.

Las cifras del organismo estadística revelan que uno de cada diez ocupados -un 11% de los 841.300 con los que se cerró el año pasado- aspira a ampliar su jornada laboral para, de esta forma, mejorar sus retribuciones y su situación económica. Pero el dato más rotundo surge de poner en relación el volumen de subempleo con los 117.000 trabajadores con jornada parcial que, según la EPA, hay en el Archipiélago: un 80% de ellos desea trabajar más horas de las que hace actualmente.

El subempleo se disparó durante la crisis. De cifras que rondaban las 40.000 personas en 2007 se pasó a más de 107.000 cuatro años después. Tras un par de ejercicios de cierta moderación -bajó a 85.000 en 2016-, ahora ha vuelto a aumentar.

La población ocupada que trabaja menos horas de las que quisiera es uno de los indicadores -junto a otros, como la sobrecualificación- que miden el subempleo. Este fenómeno afecta en mayor medida a las mujeres. Así, en Canarias hay 53.900 en esta situación, el 58% de los subempleados, frente a 39.600 hombres. Ocurre de esta manera en todo el territorio nacional, donde el colectivo de mujeres ocupadas que quieren trabajar más horas es muy superior al de hombres (1,1 millones frente a 810.000).

La mayoría de los subempleados de las Islas no tiene preferencia respecto a la forma en que pudiera ampliar su jornada laboral. Cerca de 48.000 -más de la mitad- están dispuestos a hacerlo en su trabajo actual, en otro adicional o en una nueva ocupación. Los que se inclinan por seguir en el empleo que ya desempeñan pero con un aumento de las horas trabajadas ascienden a cerca de 35.000. Por su parte, 6.700 personas ven como mejor opción cambiar de trabajo, en tanto que 3.800 prefieren complementar jornada y sueldos mediante el pluriempleo.

Los últimos datos ofrecidos por el INE también incluyen la evolución del número de ocupados que buscan otro empleo -por diferentes razones-, que en el caso del Archipiélago se situó en 2017 en 55.600, casi 5.000 más que el año anterior y la cifra más elevada en los últimos cinco ejercicios.

Al margen de los que alegan "otras causas" -23.900 personas-, la mayoría -cerca de 20.000 ocupados- de los encuestados por el Instituto Nacional de Estadística en Canarias explica que persigue cambiar de trabajo para mejorar sus condiciones laborales.

En toda España más de 1,2 millones de trabajadores aspiran a cambiar de ocupación, la mayoría de ellos también para encontrar condiciones laborales mejores que las actuales.

La mayoría tiene jefes, pero no subordinados

La mayoría de los trabajadores españoles tenía jefe y ningún subordinado en 2017, según los datos de las variables de submuestra de la Encuesta de Población Activa (EPA). Prácticamente siete de cada diez ocupados se encontraba el año pasado en esa situación (13 millones de un total de 18,9, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística). En el caso de Canarias, la proporción es aún mayor, del 78,5% (660.000 de 841.000). Del total de ocupados en España, un 10,1% era independiente (sin jefe ni subordinados); un 6,8%, mando intermedio; un 6,5%, encargado; otro 6,5%, director de empresa pequeña, departamento o sucursal, y un 0,7% era director de empresa grande o media, detalla el INE en un comunicado. El porcentaje de mandos intermedios aumentó respecto a 2016 en 8 décimas.