Canarias

El PP plantea una rebaja fiscal con fondo social para apoyar las cuentas

Los populares piden a Clavijo bajar el IGIC del 7 al 5%, pero fijarlo en el 0 para aceite, pan, pastas, electricidad, telecomunicaciones y servicios públicos y privados de atención social.
El Día, Santa Cruz de Tenerife
10/oct/18 6:37 AM
Edición impresa
El PP plantea una rebaja fiscal con fondo social para apoyar las cuentas

Los tres pilares del PP para respaldar el presupuesto regional de 2019, esbozados hace días por Lope Afonso y consistentes en una rebaja fiscal con sensibilidad social, un refuerzo de los servicios básicos y una contención del gasto que consideran superfluo, fueron detallados ayer por los populares ante el presidente autonómico, Fernando Clavijo, y la consejera de Hacienda, Rosa Dávila. Lo hicieron en la primera reunión del Ejecutivo para negociar las nuevas cuentas y sirvió, entre otras cuestiones, para desgranar esa reducción de impuestos con fondo social, entre otras cosas porque se plantea un IGIC de tipo 0 para productos básicos como el pan, el aceite o las pastas.

Como llevan pidiendo todo el mandato, bajo el argumento de que la subida del Igic del 5 al 7% la planteó en su día Paulino Rivero por la crisis y para dos años, pero ya han pasado 5, Australia Navarro insiste en la necesidad de revertir esta situación y volver al punto de partida. Eso sí, su propuesta incluye también dejar a 0 el IGIC para las telecomunicaciones, la electricidad y para todos los servicios de atención social, bien sean públicos o privados.

Navarro encabezó la delegación conservadora junto a José Estalella. Según subrayó luego en rueda de prensa, hace tiempo que existe margen para rebajar la presión fiscal en canarias, tal y como prueba los continuos récords de recaudación. Además, y por haberse dejado fuera el REF de la financiación, hay dinero para abordar la subida salarial para los funcionarios, los sexenios de los profesores y las mejoras en Sanidad, que supondrán unos 220 millones. Incluso, sobran otros 230 para reforzar los gastos sociales. En este sentido, el Gobierno baraja un posible aumento de hasta el 27% sobre el presupuesto de este año limitado por la regla de gasto.

Según recalcó, CC tiene ahora tres alternativas: prorrogar las cuentas de 2018, apoyarse en los grupos de izquierda y su "voracidad fiscal" o estudiar lo planteado y concretado desde ayer por el PP. Navarro no aclaró cuánto supondrá sus rebajas en pérdidas recaudatorias, aunque sí dijo que lo han estudiado a fondo y lo tienen cuantificado y lo cree no solo asumible, sino imprescindible para reforzar la recuperación.

Estalella indicó que el Gobierno regional dispondrá de 680 millones más en 2019 respecto a 2018 y que, así, se puede llevar a cabo esa rebaja del IGIC al 5%. Eso sí, con más guiños sociales a las familias con rentas medias de 21.900 euros o menos, a las que se les rebajaría el tramo autonómico del IRPF, lo que beneficiaría al 65% de las unidades familiares que hacen declaración en las Islas.

Los populares también apuestan por doblar las deducciones para las familias numerosas, permitir una deducción del 20% por alquiler de vivienda habitual para rentas inferiores a 30.000 euros y ampliar la bonificación del impuesto de sucesiones y donaciones a tíos, sobrinos y otros familiares que se ocupen de los propietarios. Asimismo, y en línea con diversas propuestas en el Parlamento, consideran clave ampliar la tarifa plana de 50 euros para los nuevos autónomos a dos años y la franquicia del IGIC para autónomos y pymes que facturen menos de 50.000 euros al año, lejos de los 30.000 actuales.

En cuanto a otros ámbitos, piden que el gasto educativo llegue al 4% del PIB, una financiación especifica para la Ley de Servicios Sociales, un aumento del gasto sanitario por encima del 8,5% y la congelación del gasto burocrático y de asesores de la administración autonómica, que, según denunció Navarro, ha subido un 31,6% en esta legislatura.

Según el PP, el año pasado esos gastos aumentaron en más de 50 millones de euros, un 21% frente al 4,8 que subieron las políticas de servicios públicos. Si en 2015 el Gobierno costaba 218 millones anuales, ahora esa cifra se ha elevado a 287, lo que consideran algo a revertir.

El PP también confía en acordar otras medidas de apoyo a los sectores productivos, a sanear lo público y priorizar la inversión, aunque esto lo dejan para las enmiendas parciales si se supera el tramo de posibles enmiendas totales.

CC analizará el paquete, pero existe optimismo

Tras la reunión, la consejera de Hacienda, Rosa Dávila, se mostró dispuesta a estudiar la rebaja del IGIC planteada por el PP, si bien fuentes de este partido indicaron a EL DÍA que el posible acuerdo está más avanzado de lo que se dio a entender ayer y que, al menos, existe mucho optimismo y la sensación de que habrá cuentas en 2019 con el apoyo de los populares y ASG. Dávila volvió a insistir en que cualquier rebaja es aceptable si no afecta a los servicios públicos. Según recalca, se sentarán a negociar "sin líneas rojas", si bien vincula una posible bajada del impuesto indirecto canario a cambios en los criterios de estabilidad y en el uso del superávit, entre otras cosas porque, de darse, las Islas tendrían hasta 600 millones para gastar, unos 1.500 si se incluye a los consistorios. El Gobierno de CC y el PP acordaron ayer crear mesas de trabajo para analizar los puntos de encuentro, aunque, en principio, la propia consejera admitió que comparten buena parte de las propuestas de reducción fiscal, de énfasis en el gasto social y servicios básicos y de contención en otros ámbitos.