Carnaval
HUMBERTO GONAR

Ganó la incoherencia


17/feb/03 23:49 PM
Edición impresa

LAS MURGAS INFANTILES estrenaron un concurso a tres fases y final que dejó tras de sí una sangría de lágrimas innecesarias y que viene a potenciar más la rivalidad entre los niños. Fueron los mismos murgueros que adoptaron ese modelo los que, en sus letras y dedicatorias - "porque todos se merecían estar aquí" - , criticaron el sistema.

Pero no es la única incoherencia. Rebeldes cantó una letra genial: "Murgueros, sí; guerrilleros, no". Un sentimiento exquisito, igual que el expresado por Quinquiñecos en la final. ¡Lástima que no se cumpla en la mayoría de los grupos! Pero eso no se premia en las letras. Se canta lo que le gusta al público, sea o no verdad. Todo vale para levantar la plaza, aunque luego yo piense o haga lo contrario de lo que escribo. Pero la gota que colma el vaso es la crueldad de la organización: ¿A quién se le ocurrió la brillante idea de entregar el sábado un cartel a las 8 finalistas infantiles? Eso está bien para que le cuelguen al edil el cartel con la leyenda "salió de concejal porque iba el número 11 en la lista de CC y no es teniente de alcalde". De milagro no le entregaron a Revoltosos la inscripción "murga descalificada porque le faltó un componente".

HUMBERTO GONAR