Carnaval
JUSTO GUTIÉRREZESCENÓGRAFO, DECORADOR Y DISEÑADOR DE TRAJES DE REINA

"Soy un diseñador en paro"

En 1979 presentó su primer traje en solitario y ganó la reina. Desde 1996 no ha vuelto a realizar un disfraz de reina y reconoce que ya tiene el gusanillo. Justo lo ha sido todo... hasta este año hace una carroza, su único encargo.

EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife
27/feb/03 0:27 AM
Edición impresa
EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife Justo Gutiérrez fue, de nuevo, el gran ausente en la gala de la reina de anoche. Desde el año 1996, cuando presentara su último traje, no ha vuelto a crear un disfraz.

- ¿Por qué no participa desde el año 1996, cuando consiguió su última reina con el traje "Ra"?

- Actualmente soy un diseñador en paro. Mi cachés no es aceptado.

- ¿Es una consecuencia de que cobra mucho por su trabajo?

- Soy razonablemente asequible. Tengo una presión del público que me impide hacer un traje con el que no pueda tener la esperanza de lograr una reina, aunque luego no salga. Este año quería participar, pero, como había presupuestos más económicos que los míos, no pude conseguir clientes..., pero ya tengo el gusanillo. - ¿Cómo comenzó en el Carnaval?
- Comencé como ayudante de diseñador, con Isabel Coello, a finales de los años setenta. Empecé por pegarle unas lentejuelas y terminé haciendo reinas. La vecindad con Isabel Coello cambió mi destino.
- Justo Gutiérrez, que lo ha sido todo en Carnaval (decorador, escenógrafo, diseñador)...
- (Interrumpe la conversación). No lo he hecho todo. Me falta hacer el cartel anunciador. Me encantaría hacerlo algún día. Los demás campos los he tocado todos, prácticamente.

- Tras su experiencia como escenógrafo de dos de los tres de decorados del recinto ferial (la Prehistoria y la Edad Media), y otros tres en la plaza de España, ¿por qué no continúa usted como creador de estos proyectos?

- Al sacar el Carnaval al exterior, coincidiendo con la época de Dámaso Arteaga como concejal de Fiestas, se consideró que las personas de aquí no estábamos capacitadas para hacer un escenario en la plaza de España por los materiales... Pero los materiales son exactamente los mismos que se usan aquí. Como haya un buen escenógrafo y un buen director de obra, lo mismo te lo puede hacer el carpintero de Vallecas que el de El Chorrillo.

- ¿A qué se dedica ahora?

- Este año participé en el concurso de adjudicación del proyecto y construcción de la escenografía de la plaza de España, resultando elegida otra oferta muy bonita. Lo único que estoy haciendo es una carroza sencillita y sin ninguna pretensión para la Televisión Canaria. Fue un encargo de última hora. Comencé a trabajar el pasado lunes. De hecho, no esperaba hacer nada este año para Carnaval.

- Y, ¿de qué vive Justo Gutiérrez durante todo el año?

- De escaparatismo, sobre todo, trajes de fiesta, escenarios para pueblos.

- ¿Qué espera de esta gala? (La entrevista se celebró ayer, horas antes del espectáculo).

- ¿Qué hacemos? ¿Apuestas? Hace más de un mes que no veo a los diseñadores porque están todos "encarcelados". Sin ver trajes, creo que la reina la va a sacar Juan Carlos Armas, igual que otra dama de honor. En esa corte también estarán Santi Castro y Leo Martínez, y alguna otra dama de honor. Ésa es mi apuesta.

- Y, de los tres trajes con los que participará Juan Carlos, ¿con cuál cree que va a ganar?

- Con EL DÍA.

- ¿Por qué EL DÍA?

- Porque me imagino que de los clientes que él tiene es el que habrá apostado más fuerte. Quieras o no, un metro cuadrado de traje vale mucho dinero. Son bordados, son plumas. Un traje, cuanto mayor es, más vale.

- ¿Es partidario del uso de las ruedas?

- Por supuesto. Dentro de las ruedas se pueden hacer maravillas. Lo que pasa es que la gente está anquilosada en los aros de plumas, pero las ruedas es un mundo totalmente distinto a estar limitado el caminar de una aspirante. De hecho, antes salían con una cara de sufridoras enorme y desde que hay ruedas participan bailando y alegres. Shaila Martín, que en paz descanse, salió con el traje maravillosamente... Y así en los últimos años.

- ¿Qué ha cambiado este año para que el colectivo de diseñadores sea una piña?

- ¡Hombre! Yendo de francotirador no se saca nada y todos unidos logramos más. De hecho, nosotros no queremos subvenciones del ayuntamiento. Se lo agradecemos, pero no las queremos. Queremos ir por libre. Sogas al cuello no queremos.

- ¿Recuerda su primer diseño?

- Fue en 1979, en el teatro Guimerá, y ganó el título entre las 31 jóvenes que desfilaron. La fantasía se titulaba "Sueño de mandarina", en la que también colaboró Leo Martínez, y fue patrocinada por la boutique Juan II. Fue un gran cambio, porque a partir de ahí empezaron a "crecer" los trajes... A crecer relativamente, sin que fueran del tamaño que tienen ahora. ¡Ya no cabía en un taxi! Recuerdo que antes de 1979, el Ayuntamiento mandaba a las casas de las aspirantes un taxi para que las recogiera, y cabían con el traje puesto. El entonces concejal de Fiestas, Juan Domínguez del Toro, me dijo: "¡Caramba, esto es demasiado grande, ya no cabe en el taxi!"

- ¿Qué anécdota recuerda con más cariño del Carnaval?

- Un año estaba en el jurado Paloma San Basilio. Nosotros hicimos el traje "Recuerdos de una santiguadora canaria". No teníamos mucha esperanza. Era todo a base de esparto, fibras naturales... El traje lo llevamos en cajas porque nos daba vergüenza que los demás diseñadores lo vieran... ¡y quedó primera dama de honor! Paloma San Basilio quería que saliera reina por lo original y bonito que era, pero, claro, representaba a las rondallas, que en aquella época el traje que representaba a las diferentes modalidades era subvencionado por el ayuntamiento, y una persona de la organización dijo que no se podía proclamar reina a la representante de un traje que estaba pagado por Fiestas.

- ¿Cree que alguna vez se ha llegado a manipular un jurado?

- Por lo menos las dos veces que yo he estado en uno, no, aunque hay personas que están enamoradas de su traje seleccionado, creen que debe ser la reina y cogen una pataleta. Pero creo que no se manipulan los veredictos. Aunque se discrepe, las puntuaciones son claras.

- Usted que ha vivido el Carnaval del teatro Guimerá, la Plaza de Toros, la plaza de España y el recinto ferial, ¿qué aforo prefiere?

- La plaza de España. Un exterior es mucho más fastuoso. En el recinto estábamos limitado por los 17 metros de alto, mientras que en la plaza de España puede pasar de 20. Además, hemos tenido la gran ventaja de que ha habido carnavales con mucha lluvia, pero que siempre ha respetado la gala. - ¿Cuál es su director favorito de cuantos han pasado por el Carnaval?
- José Antonio Plaza (fallecido). Cada año innovaba el espectáculo. Hasta las entregas de premio eran totalmente originales. Recuerdo una vez que en la entrega del veredicto del jurado se puso el portero del CD Tenerife y otro jugador le disparaba el balón que llevaba el nombre de las reinas. Otra vez vino en parapente la reina del año anterior a entregar el cetro. Es el hombre más original que ha pasado por aquí, y el único que, en las tres veces que dirigió, cambió de ubicación el escenario. Eso es muy importante, porque, al fin y al cabo, los actores son siempre los mismos; lo importante es lo que el director pueda innovar e improvisar.
JUSTO GUTIÉRREZESCENÓGRAFO, DECORADOR Y DISEÑADOR DE TRAJES DE REINA