Carnaval
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Oltra tiene la duda de Malbasic, con fiebre, para el partido ante el Osasuna leer

Naara Hernández: "Nunca dejaría el Norte por concursar en Santa Cruz"

Fundadora y expresidenta de Triquikonas, será la gran ausente en el pelotón del Carnaval, entregada ahora a un nuevo proyecto en La Orotava, Trinkosos, con Yeray Lorenzo.
@HGonar, Santa Cruz de Tenerife
5/feb/19 6:31 AM
Edición impresa
 

@HGonar, Santa Cruz de Tenerife

Nacida en Santa Cruz de Tenerife en 1984, comenzó en murgas infantiles con solo ocho años en Triqui-Traquitos, en la que militó hasta 2002, para luego dar el salto a la adulta Las Que Faltaban (2003-2004) y fundar Triquikonas en 2006. Naara Hernández cuenta que "de chica soñaba ganar en murgas infantiles, y lo logré; ganar un premio con Triquikonas, y lo conseguimos, y ahora concurso en el Norte, y cuando uno concursa piensa siempre en ganar".

Naara recuerda que cuando decidió crear Triquikonas junto a Yeray Lorenzo y otras componentes en 2006 buscaba crear un grupo donde poder defender el estilo que habían aprendido desde niños en la casa de Triqui-Traquitos. "Sabíamos que el humor gustaba, al menos a nosotros, y a partir de 2008 comenzamos a escribir nuestro repertorio; antes habíamos contado con la colaboración de Chalo, Marquitos, Josué (Tiralenguas)...".

"Curiosamente, hoy por hoy, a Yeray le gusta cantar más crítica, y a mí me gusta más el humor. Por la parafernalia, cuando te pones a pensar en la puesta en escena, en cómo montar el tema", precisa. A Naara no le pasa inadvertido que Triquikonas, murga a la que estuvo vinculada desde su fundación hasta final del pasado Carnaval, "ha hecho historia al lograr dos premios de Interpretación bien merecidos, siendo una murga de mujeres que se mantiene con un estilo propio y triunfa; por algo será. No es fácil estar arriba y que dure".

Respecto a su marcha, es clara: "Cuando tienes asumido que las personas no te quieren en la directiva o en los ensayos, te ayuda a echarlo menos de menos; aunque despedirte de algo que formaba parte de mi vida no es fácil". Pero se encontró a Trinkosos, de La Orotava, de la que se ha enamorado por su humildad. "Seguía muy poco las murgas del Norte; las veía por la tele cuando llegaba a casa; nada más". Se reconoce partidaria de que "cualquier murga de la Isla pueda concursar en cualquier concurso que se organice de su modalidad en el sitio que sea en la Isla. Eso sí, "nunca renunciaría al certamen del Norte para ir a Santa Cruz y apostaría mi cabeza a que Trinkosos no renunciaría a su Norte por Santa Cruz, pero es algo que deberían responder ellos". "Sigo queriendo mi concurso con toda mi alma, pero ahora mi certamen está en el Norte porque es la murga en la que colaboro. En Santa Cruz rechacé esa posibilidad porque no iba a competir contra Triquikonas. Por ahora no lo podría hacer y dudo que lo pueda hacer alguna vez, aunque la vida da murgas vueltas", añade Naara.

En Triquikonas, admite que "descubrí que me fascina escribir temas para el Carnaval, rebuscar, darle vueltas", y "en Trinkosos me han dejado ser yo en mi apogeo; y encima si lo haces con Yeray Lorenzo, como es el caso, es más fácil y cómodo. Es un showman. Siempre me gustó trabajar con él en Santa Cruz, pero este año ha sido brutal. Con ello, el objetivo para el Carnaval 2019 está más que cumplido, al margen de premios". "Trinkosos me enamoraron por todos los poros de mi piel; hasta ahora no podía darle el tiempo que no tengo, pero estando mi vivienda habitual en La Orotava, ya es otra cosa. Son personas humildes, agradecidas por todo... Viven la murga de forma diferente, no como yo lo hacía, al mil por ciento; a veces no era ni sano". La fundadora de Triquikonas, ahora en Trinkosos, se siente feliz por la evolución que ha tenido Trinkosos. "Me enamora su sencillez".

Cuando se le pregunta si ha bajado de categoría por cambiar el concurso de Santa Cruz por el del Norte, rechaza esa comparación. "En el Norte no se vive así, y menos si tienes en cuenta cuánto y cómo se trabaja".

¿Se ha desvirtuado el concurso de Santa Cruz? A la pregunta, Naara admite que hay murgas que desaparecen, pero se pregunta quién tiene la culpa de eso.

Con la cabeza puesta en La Orotava, y el corazón murguero también, Naara sostiene que "Triquikonas es la murga que me ha fascinado y es genial. Con lo complicado que es reír, lo ha conseguido. A fecha de hoy, mantengo mi afinidad con Triquikonas porque ha hecho hasta ahora lo que me gusta a mí, más allá de que sea una bambona frustrada o que mi hija -que sale este año en Bambas- esté enamorada de Primi desde que nació", se ríe.