Carnaval
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un estudio descubre la vigilancia masiva por teléfono móvil con aplicaciones preinstaladas leer

Brian, el percusionista prodigio

No había aprendido a hablar y ya salía en las murgas infantiles: primero con Friquiwiky's, y luego en Rebeldes y ahora Redoblones.
@HGonar
5/feb/19 6:31 AM
Edición impresa
Brian, el percusionista prodigio

@HGonar

B rian Brito (Santa Cruz, 2002) hace buena la frase "De casta le viene al galgo". Recién nacido comenzó en la murga infantil Friquiwiky's, de la mano de su primo Airam Hernández. Miembro de una familia murguera -su tío Fran Pimienta milita en Mamelucos, y otro, Airam, en Trapaseros-, Brian cerró su paso por Friquiwiky's en 2009 para sumarse al proyecto de Lenguas Largas, en 2010, animado por Nando, el presidente, y Graci Martín. Al año siguiente, pasó a Rebeldes, en la etapa de Jose "El Pirata", donde militó desde 2011 a 2017, para sumarse el año pasado a "Redoblones", donde milita en la actualidad. Brian entiende la murga desde la pecera, el habitáculo que en los últimos años se ha habilitado en la mayoría de las murgas para la percusión.

En su año en Lenguas Largas, 2010, comenzó a familiarizarse con los timbales, con la ayuda de Yone Expósito y Ancor, para ampliar su aprendizaje como percusionista con dos referentes en murgas: Ruymán "El Piraña" y Gustavo Pomares. La murga de la familia Cortés fue la escuela para Brian, que también amplió su formación como percusionista con Javier Lemus, en la actualidad director de Zeta-Zetas, y Rober "El Sordo", percusionista en Ni Pico-Ni Corto.

También destaca la escuela que ha tenido en el Carnaval con directores musicales como David Padilla, Lolo Tavío o Rubén García, y letristas como Bazzocchi o Jonás González. Con desconsuelo, explica que llegó a Rebeldes justo el año que Alexis Hernández -santo y seña de la murga decana del Carnaval- se había desvinculado como letrista.

En la nueva edición saldrá con Redoblones y con Tras Con Tras en las actuaciones de la calle porque, curiosamente, su juventud le impide salir con la murga adulta de Melka Barrera, pues cuenta con 17 años. El Carnaval le ha permitido acercarse a las orquestas. En enero de 2018 se inició con el grupo La Calle y desde final de año pasado se sumó a Sonora Olimpia. Casi sobra la pregunta pero cuando se le cuestiona qué quiere ser de mayor, lo tiene claro: percusionista. Y es que su futuro comenzó ayer. Eso sí, quiere seguir ayudando, aunque sea desde fuera -ya por edad-, en los proyectos del Pirata.