Comunicación

"Antes de dedicarse a la política hay que consolidar un oficio; los garbanzos no pueden depender de un cargo"


EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife
6/ene/02 19:32 PM
Edición impresa
EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife

Manuel Hermoso, ex presidente del Gobierno, dijo el pasado viernes que "no hay cosa peor para un político que sus garbanzos dependan del cargo. Eso es ponerlo en el filo del cuchillo y eso es mala cosa" y relató, en unas declaraciones realizadas al programa "Las claves del día", en "Radio EL DÍA", que "en más de una ocasión he tenido que decirle a un joven que deje la política para primero hacerse con un oficio y una profesión, organizar su familia y después de todo eso que se meta en política".

A lo largo de 90 minutos Hermoso Rojas se sometió a las preguntas de Ricardo Acirón, subdirector de EL DÍA y catedrático de Periodismo; Diego García, subdirector de "Radio EL DÍA", y José Moreno, redactor-jefe de la emisora, y confesó que entre los problemas de Canarias que le preocupan "en primer lugar se encuentra el de la inmigración, porque creo que no se han puesto los medios necesarios, por parte de los organismos correspondientes, para controlar la llegada masiva de personas con verdaderas necesidades". El también ex alcalde de Santa Cruz de Tenerife dijo que en las Islas "tenemos la responsabilidad de buscar soluciones, compaginando el crecimiento de Canarias con lo que debe ser nuestra obligación de ayudar a esas personas que llegan. Que nosotros también fuimos inmigrantes" y añadió que "yo creo que las instituciones no están dando las respuestas adecuadas. No creo que un alcalde pueda dar las soluciones a este problema, ni siquiera los Cabildos o el Gobierno Autónomo. Este es un problema del Estado y de la Unión Europea que deben entender que somos frontera con África. No podemos negarnos a socorrer a un senegalés, pero nos tienen que ayudar desde la UE para poderlo hacer. Los canarios estamos abanderando la solución a este problema de la inmigración y estamos dando, y debemos seguir ofreciendo, ejemplo de solidaridad".

"Todas las Islas son iguales" En la entrevista explicó que a lo largo de su mandato imperó siempre la necesidad de que la ciudadanía entendiera que todas las Islas eran iguales y que tan importante era un problema en La Palma como en Gran Canaria, "por eso reclamé tantas veces ayudas para imponer la unión. Reconozco que el trabajo se empezó y que se ha continuado y que el espíritu de Coalición Canaria es el de que cada Isla se sienta representada". También dijo que le gusta la actual CC y que "estamos en un momento propicio para conseguir una filosofía equilibrada" para a continuación añadir que "aún se están produciendo brotes de pleito insular, aunque cada vez menos".

Desveló que "sigo estando ahí, e incluso se me ve cuando asisto a las reuniones, a disposición de aquel que quiera hacerme una consulta; por lo tanto, cuando cualquier compañero en un momento dado considere oportuno conocer mi opinión, sabe que me tiene. Pero tengo que decir una cosa, y lo digo además con toda claridad. Cuando se está y se marcha, uno piensa, qué imprescindible he sido o voy a ser, pero un poco más tarde uno se da cuenta que eso no es así y que los que se quedan no necesitan tanto de ti, que cada maestrillo tiene su librillo y empiezo por mí mismo. Yo casi no recurrí a los que me precedieron en los puestos que desempeñé, por tanto no puedo criticar, porque yo lo hice, el que ahora no me llamen para consultas. No es muy frecuente que me consulten, pero repito eso es lógico. Yo además no tengo el nivel de información que pueden tener los que hoy están en esos puestos".

También habló de los amigos que ha perdido durante su vida política y dijo que "se pueden contar con los dedos de una mano" y señaló que "también gané algunos. La política a veces es dura, aunque ahora se pueda uno preguntar si en aquellos momentos tenía yo la razón o era de ellos, de los que se sentían ofendidos o traicionados. Estas cosas siempre te crean una duda, aunque el tiempo es el mayor aliado para despejarlas".

Hermoso Rojas dijo que "somos muchos a los que la política nos ha costado mucho dinero. Yo no fui a la política a resolver mi situación" y aclaró que después de 20 años ha tenido que volver a aprender a conducir, a saber manejar un teléfono móvil o a navegar por internet, "en donde veo todos los días los periódicos y con el que me comunico perfectamente". Se definió como "un empresario ilusionado, un padre y esposo feliz y un abuelo dichoso".