Comunicación
LO ÚLTIMO:
Extinguen el incendio en un edificio en la calle Santa Rosalía de Santa Cruz que había obligado a su desalojo leer
EL PATIO CATÓDICO JAVIER OBREGÓN

Se busca periodista corrupto


9/jun/02 0:40 AM
Edición impresa

EL GRUPO PERIODISTA DIGITAL, autor de la meritoria web www.periodistadigital.com y templo de visita obligada para todo aquel que ejerza esta profesión, ofrece hasta 100 mil euros de recompensa a cualquiera que aporte información, datos y pruebas veraces sobre casos relevantes de corrupción en la profesión periodística. Los promotores de la idea dicen lo siguiente en la justificación de esta novedosa iniciativa: "Rompiendo con una arraigada tradición, resumida en la cínica frase perro no come perro, que en la práctica se traduce en que los profesionales de la comunicación rara vez entran a fondo en los pecados, maldades y delitos de sus colegas, el Grupo Periodista Digital pone en marcha una arriesgada e innovadora campaña destinada a poner en evidencia casos de corrupción en el Periodismo. Partimos del principio de que una profesión que somete a todas las demás a un escrutinio feroz e implacable tiene la obligación moral de aplicarse los mismos criterios". Ni que decir tiene que los cimientos de la profesión han sufrido un terremoto de ocho grados en la escala Richter nada más conocerse esta sorprendente propuesta. Un dato para la reflexión: el primer día de campaña, la redacción de Periodista Digital recibió dos mil correos electrónicos cuyos autores creían ser merecedores de la sabrosa recompensa. Como es lógico, la mayoría de ellos navegaban en las procelosas aguas de la especulación, el rumor y el revanchismo, por lo que automáticamente fueron descartados para la lucha por los 100 mil euros.

He tenido ocasión de escuchar algunas tertulias de radio en las que ha salido a colación esta arriesgada apuesta de Periodista Digital. Ha habido opiniones para todos los gustos. Hay quienes la han tachado de frívola; otros de grotesca; algunos la han aplaudido y los más han preferido decantarse por la opción más cómoda: expectantes y ya veremos lo que pasa.

El periodismo no es un poder; es un contrapoder. Aceptado el compromiso social que tienen los medios de comunicación y quienes en ellos trabajan, lógico es exigir a los depositarios del papel de intermediarios entre la realidad que va más allá del ámbito doméstico y la ciudadanía que no sólo suscriben códigos deontológico cargados de buenas intenciones, sino que los cumplan a rajatabla. El programa de Antena 3 "Al descubierto", que usa la cámara oculta para desentrañar la podredumbre de nuestra sociedad, también podría elegir como campo de operaciones el universo de las hondas hertzianas, el extramuros de las rotativas o el negociado que se halla junto a la sala de edición. La miseria humana no se almacena en compartimentos estancos, lo inunda todo y no hay bomba que sea capaz de achicar tanta agua pestilente.

EL PATIO CATÓDICO JAVIER OBREGÓN