Comunicación

"Línea 900" regresa hoy a La 2 con el reportaje "Agua que no has de beber"

Hoy se revela cómo en más de 36 municipios de las provincias de Ávila, Segovia y Valladolid el agua del grifo contiene un porcentaje de arsénico tan alto que las autoridades municipales han prohibido su uso hasta que no mejore o se pueda canalizar el líquido en condiciones.

COLPISA, Madrid
13/oct/02 19:28 PM
Edición impresa

"Línea 900" regresa a La 2, banda de la televisión pública que hoy, a las siete de la tarde, recupera este veterano espacio de reportajes que presenta Salvador Rich bajo la dirección de Jaume Codina.

Con "Agua que no has de beber", que revela cómo en más de 36 municipios de Ávila, Segovia y Valladolid, el agua que sale del grifo contiene un porcentaje de arsénico tan alto que las autoridades municipales han prohibido su uso hasta que no mejore o se pueda ca- nalizar el agua en condiciones, arranca la que es la duodécima entrega de este programa que, a pesar de no registrar cifras millonarias de se- guidores, es uno de los trabajos más consolidados de esta cadena.

"Pensamos abordar menos los temas de investigación histórica. Esta claro que lo que más le interesa al espectador son los temas de consumo y salud", subraya Codina, que recuerda que el espacio se despidió temporalmente de sus seguidores con un reportaje sobre academias que entregaban títulos falsos.

"Se armó un buen follón. Tuvo bastante repercusión", recuerda el director, que manifiesta que la meta del programa continúa siendo no hacer espectáculo de la información. "Aquí lo que prima es el rigor. Llevamos doce años en el aire y ninguna de las denuncias que nos han puesto, que no han sido muchas, han prosperado, lo que es todo un orgullo porque hemos abordado temas espinosos", dice.

Y es que, uno de los aspectos de "Línea 900" es su denuncia, con nombres y apellidos, de personas y hechos comprometidos.

"No se trata de denunciar por denunciar. Lo que nos mueve es el interés social y, hasta ahora, no hemos tenido que rectificar ningún reportaje. Y es que, además del rigor, nuestro propósito es distanciarnos de los temas en los que trabajamos, no apasionarnos", expresa Codina.