Comunicación

"Hoy se hace un periodismo de espectáculo más que de profundidad"

"Argentina: muerte entre las flores" será su último programa, ya que se acoge a la jubilación anticipada después de más de 28 años de oficio en Televisión Española.

COLPISA, Madrid
17/dic/02 14:44 PM
Edición impresa

El reportero Fernando de Giles, director de la serie de La 2 "En Portada", firma su último reportaje en activo, "Argentina: muerte entre las flores", una profunda mirada a la depresión del país latinoamericano desde el foco mismo de la pobreza y el hambre en la región de Tucumán que se emite hoy.

Para de Giles, un profesional con 28 años de oficio en TVE y otros tantos en semanarios de actualidad, será su último trabajo. Como su compañera Carmen Sarmiento, el periodista se prejubila, a los 63 años, acogiéndose al último Expediente de Regulación de Empleo en curso. Se va con una cierta melancolía, aunque ahora le espera profundizar en la pintura, actividad que dejó para viajar. Asegura que echa en falta una nueva generación que coja el testigo.

- ¿Qué le ha mantenido tantos años al pie de la noticia, sin parar de viajar?

- Que he tenido la enorme suerte de hacer el género periodístico que yo quería. Han sido casi treinta años de enviado especial de TVE y cierro el ciclo como director del programa para el que he trabajado siempre, "En Portada". Mis dos grandes pasiones han sido viajar, que lo he cubierto con creces, y la otra ha sido la pintura, porque yo estudie Bellas Artes, y ahora empezaré a retomar esta actividad más en serio, haciendo una pintura social, de compromiso y de denuncia.

- Siguen las guerras y el hambre. ¿Ha cambiado mucho el mundo en estos últimos treinta años?

- Yo creo que sí, que hemos cambiado muchísimo desde el puntode vista social. A pesar de todo, el mundo es mejor que hace veinte años. Hay más ONG, la palabra solidaridad se está abriendo paso poco a poco, aunque con dificultades, y la injusticia se combate desde el estamento social, aunque no tanto desde el poder. Desde el punto de vista social, la gente es más solidaria que hace 20 años y se deja engañar menos porque contesta al poder en diferentes frentes. Nos creemos menos estas cruzadas que emprenden los grandes imperios. Muy poca gente entiende ahora que haya que invadir Irak.

- Pero siguen existiendo guerras y hambre.

- Sí, aunque las guerras han cambiado de signo. Ahora, las grandes guerras no tienen víctimas propias, como las denominan los Estados Unidos. Yo estuve en Vietnam, en Oriente Medio, en la Guerra del Líbano, etc. Eran guerras "humanas", porque se veían las caras unos a otros, y nosotros, los periodistas, podíamos sacar consecuencias. Hoy, las grandes guerras, como la del Golfo, no las ve nadie, y tampoco la de Afganistán se ha visto, ya que ahora se trata de machacar el país desde el aire. Pero yo soy optimista, creo que el mundo va a ir a mejor, aunque haya retrocesos porque la gran raya que divide el Norte del Sur se ha agrandado. África está peor, siguen existiendo las enormes bolsas de pobreza en muchos sitios. Sin embargo, en el otro lado de la balanza está la Unión Europea, que es un signo de esperanza porque se van sumando cada vez más países y creo que será un hecho positivo para el resto del mundo, ya que significará introducir humanismo en los conflictos. Pero, claro, ahora mismo hay abiertos 30 conflictos locales en el planeta.

- Carmen Sarmiento decía acerca de ustedes que se jubila una generación de románticos. ¿Es que este periodismo ha dejado de interesar?

- Ha dejado de interesar a los grandes medios de comunicación. "En Portada" no tiene una réplica en las otras televisiones del país, tal como me gustaría. Pero los medios de comunicación han cambiado de signo y hoy se hace más un periodismo de espectáculo que de profundidad. Y no existen las grandes revistas temáticas.