Criterios
COMENTARIO DEL DÍA

Revitalizar Puerto de la Cruz


8/feb/02 20:52 PM
Edición impresa

LA CIUDAD TURÍSTICA del Norte de Tenerife necesita un empujón, un toque de imaginación, para reactivar un destino caracterizado por su excelencia durante muchos lustros.

Ya se han emprendido actuaciones interesantes, como la peatonalización de la avenida de Colón o la mejora y limpieza del litoral, pero el futuro puede deparar muchas alegrías si al final se construyen el parque marítimo y el muelle deportivo y pesquero.

El presidente del Cabildo, Ricardo Melchior, ha mantenido reuniones estos días con responsables políticos y agentes sociales del Valle de La Orotava para exponerles la idea, que costará 126,2 millones de euros - algo más de 120 mil millones de pesetas - , y que parece que ha sido acogida muy positivamente.

Las dos iniciativas se llevarán a cabo conjuntamente y las obras durarán unos cuatro años. La intención es ubicar las instalaciones en la zona comprendida entre el Castillo de San Felipe y el actual muelle portuense, por lo que se ganarían varios metros al mar.

En total, ocuparán una superficie de 233 mil metros cuadrados y albergarán un casino, un centro de congresos, un intercambiador de transportes, 1.500 plazas de aparcamiento y posibilidades de atraque a 350 embarcaciones. El único problema, que puede causar algo de polémica, es que desaparecerá el campo de fútbol de El Peñón y que se trasladará la actividad pesquera.

Pero hay algo claro: si queremos apostar por el turismo de calidad, ahora que se ha frenado la construcción de establecimientos hoteleros, habrá que ofrecer zonas de ocio modernas, servicios completos para los residentes y visitantes y, en definitiva, nuevas posibilidades.

Puerto de la Cruz ha "sufrido" en los últimos años el crecimiento de la zona del Sur y por ello necesita competir para captar turistas. Con calidad, con un tren que llegue hasta allí algún día, con un aeropuerto de Los Rodeos que admita mayor tráfico de aviones, con la ayuda de las instituciones... Así se logrará que la Ciudad Turística vuelva a acariciar algo que ya tuvo: la supremacía.

COMENTARIO DEL DÍA