Criterios
JOSÉ VICENTE GONZÁLEZ BETHENCOURT *

Mancomunidad sin fusión Santa Cruz - Laguna


17/feb/02 20:53 PM
Edición impresa

SI A UN CIUDADANO de Santa Cruz de Tenerife o de La Laguna le proponemos un mejor servicio de recogida de basuras o de suministro de agua que el que ahora recibe a un precio más barato, o un transporte más rápido y cómodo que el actual costándole menos, es razonable que esté de acuerdo. Si mediante una encuesta dicha propuesta la formulamos con algún condicionante, como por ejemplo: ¿está usted de acuerdo en fusionar Santa Cruz y La Laguna para que así la guagua, la luz, el teléfono, el agua, el butano, la recogida de basura, la entrada al Heliodoro, el cortado, las papas y el vino del país le cuesten mucho menos? La respuesta, aunque ya nadie se cree lo de duros a cuatro pesetas, posiblemente sea más afirmativa en los vecinos de Santa Cruz que de La Laguna. Si la pregunta fuera igual, sólo que la fusión es de Santa Cruz, La Laguna, El Rosario y Tegueste, el porcentaje de respuestas afirmativas bajaría bastante en El Rosario y Tegueste, pues ya se sabe la desconfianza natural de sus habitantes ante este tipo de ofertas. Si la pregunta engloba a Barranco Hondo en Candelaria, Los Naranjeros en Tacoronte, o Ravelo en El Sauzal, sólo contestaría a favor algún extranjero despistado, pues los de la tierra ni de broma.

Por eso hay encuestas y encuestas. Las que están hechas para obtener la respuesta que interesa a quien la encarga o la paga, las que sirven como arma que jorobe al contrario, y las del padrón de habitantes, las únicas más o menos decentes. En el supuesto anterior, no es lo mismo preguntar en la santacrucera plaza de Weyler que en la lagunera del Adelantado. O sólo en esos dos lugares y luego pretender que alguien se crea esa encuesta mini placera. Las encuestas ni pueden ser oportunistas ni hechas sin el mínimo rigor científico de la significación estadística y la más absoluta claridad para que no escondan dudosas o turbias segundas o terceras intenciones. Si además el encuestado desconfía, entonces ni sabe ni contesta o por si acaso dice lo contrario de lo que piensa. Y con el respetito a la idiosincrasia de cada municipio, a los políticos lo que hay que exigirles es que lo público funcione bien y con el mínimo coste posible al bolsillo del ciudadano. Para eso no hay que fusionar Santa Cruz con La Laguna, ni que uno de los municipios desaparezca, o que el grande se coma al chico, o que el chico le gane al grande. La solución es mancomunar servicios, tal como se acordó hace unos años por los Plenos soberanos de los Ayuntamientos de Tegueste, El Rosario, La Laguna y Santa Cruz de Tenerife, cuando todos estuvieron de acuerdo en que la fusión perjudicaba más que beneficiaba. Otra cosa son las maniobras irresponsables de ATI - CC, empeñada en echar a pelear a un municipio donde tiene mayoría contra otro donde no la tiene, y conseguirla por métodos impropios de la demostrada nobleza y saber estar de sus habitantes, que no se merecen un retraso de más de quince años desde que los socialistas tinerfeños propusimos en 1986 la mancomunidad de servicios y ATI la fusión de Santa Cruz con La Laguna.

La Mancomunidad es el órgano político que permite a los municipios integrados adoptar decisiones sobre temas de interés común, reforzando la cohesión social entre sus habitantes, sin que ninguno pierda su rica identidad, cuando ya ha quedado muy claro que no es necesaria la fusión para que Santa Cruz y La Laguna se acojan a los beneficios de las Grandes Ciudades, que es lo que son, lo que no impide la unión mediante planes globales y concretos para los barrios limítrofes, aunque haya que insistir en la idea de que la política acertada no es la de enturbiar y complicar, sino la de avanzar en mancomunar servicios que funcionen mejor y les cuesten menos a los 350.000 ciudadanos que viven en Santa Cruz, La Laguna, El Rosario y Tegueste, que es lo que a todos realmente nos interesa.

* Presidente del Grupo Socialista del Cabildo de Tenerife

JOSÉ VICENTE GONZÁLEZ BETHENCOURT *