Criterios
CRISTINA TAVÍO ASCANIO *

La cenicienta


17/feb/02 20:53 PM
Edición impresa

ÉRASE UNA VEZ, ni en un lugar muy lejano, ni hace muchos años. Aquí cerquita, en el año 2002, sí, en la entrada de Santa Cruz por Cabo Llano, hay una casa vieja, nos cuentan que la llamaban San Carlos y que en otros tiempos sus paredes albergaban un flamante cuartel. También se puede llegar a ella saliendo de Santa Cruz, antes de llegar a la milla de oro, nos chocamos con esta misma desafortunada casa. Ha tenido que soportar cómo se le han ido construyendo maravillosos edificios modernistas con presupuestos millonarios, y cual cenicienta, sigue tapiada, sin enfoscar y, lo que es peor, recordándoles a nuestros visitantes que nos dan igual los edificios que se hicieron con los ahorros de nuestros abuelos. Sin duda, debe ser un descuido, porque dinero sí que ha habido. Sin ir muy lejos, en esa misma milla, se encuentran sus más agraciadas y recién nacidas hermanas, también casas todas ellas, pero más agraciadas por la inversión que han soportado: el Recinto Ferial, el Parque Marítimo, la Sede de la Presidencia del Gobierno, el Auditorio y El Tanque.

Chorros de fondos europeos y otro tanto por ciento de los impuestos de los tinerfeños, han permitido gastar más de veinte mil millones de pesetas (ciento veinte millones de pesetas).

La zona ha quedado bien, ¡cómo para que quedara mal, con lo que ha costado! Pero más de lo mismo, hacer nuevo, hacer nuevo, y nuestros edificios emblemáticos, ¿cuándo los arreglamos? Será porque nuestros gobernantes no saben que Bruselas quiere que nuestras ciudades sean modernas y originales, pero que también les interesa conservar edificios antiguos para que los que nos visiten puedan olfatear algo de nuestra historia.

Lo cierto es que la cenicienta lleva 30 años esperando. Hablarse de arreglarla, se ha hablado: se pensó en que fuera la oficina de información en la puerta de Santa Cruz; en poner el museo de Nelson o de Drake; se pensó en poner un recuerdo etnográfico... Pensar se ha pensado, pero sin éxito para los miles de chicharreros que a diario pasamos por allí y que vemos a la cenicienta triste y sola, con las puertas "desvencijadas", "desconchadas", con las ventanas tapiadas.

Por fin, dicen que este año se arregla, de acuerdo, estamos de enhorabuena. Ahora bien, ¿no llevan 20 años gobernando los defensores de lo nuestro, los defensores a ultranza de la Isla de Tenerife? ¿Y no lleva desde los 70 la cenicienta esperando su hada madrina? Sigo sin entender este lapsus, salvo que esté más generalizada de lo que yo pensaba la idea de que se pasa de curso sin aprobar.

* Presidenta del Partido Popular de Tenerife

CRISTINA TAVÍO ASCANIO *