Criterios
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Desaparece una menor de 17 años en Santa Cruz de Tenerife leer
BUENOS DÍAS FLORILÁN

Un velo y unas medallas


22/feb/02 20:53 PM
Edición impresa

HAN ESTADO ÚLTIMAMENTE sobre el tapete dos temas polémicos que a mí, particularmente, me parecen irrelevantes, a pesar de la tinta que se ha gastado en torno a los mismos. Me refiero al chador o hiyab de la niña mora Fátima y a la nacionalidad española del alemán Juanito Muehlegg, relacionada con las medallas de oro tan brillantemente ganadas por éste en los Juegos Olímpicos de Salt Lake City. El primer caso estaba resuelto con aplicar las normas, pues lo lógico es que los niños/as asistan a las escuelas en la forma que dichos centros, con la aprobación del Gobierno, tiene establecidas. Y en este aspecto no puede haber discriminación, como siempre se dice, de color de la piel, religión o cultura. ¿Es que a una niña española que pretendiera ir disfrazada de Harry Potter, se lo iban a permitir? La Comunidad de Madrid se ha rendido ante los deseos de la niña - porque su padre ha afirmado que ha sido decisión de ella y que él no ha intervenido - , pues muy bien - es que nosotros somos así - , pero eso no le resta valor a los argumentos aducidos en contra. Porque, aparte de todo eso, se trata de una tontería.

La otra bagatela tan ardorosamente discutida por algunos, ha sido la representatividad española del imparable Juanito Muehlegg, alemán de nacimiento y español de nacionalidad y emociones. Afincado en Murcia, chapurreando todavía el español, se le conoce como Juanito I de España y V de Alemania, o también el Indurain de Baviera, región donde viera la luz primera.

Si ahora vamos a poner en entredicho todos los éxitos del deporte español por si se ha nacido o no en la piel de toro, ¡no nos quedan medallas que descolgar y copas que tirar! Empezando por las cinco Copas Europeas del Real Madrid, equipo en el que militaban el argentino Di Stéfano, el francés Kopa, el húngaro Puskas y otros, que eran piezas fundamentales en el equipo blanco. No hablemos entonces tampoco de baloncesto, donde los extranjeros han sido siempre una constante, e incluso de voleibol, donde hay auténticos puntales de los más diversos y alejados países. ¿Y qué decir del fútbol italiano y de otras naciones, donde igualmente los extranjeros son legión?

Juanito Muehlegg ha dicho: "Me siento mucho más español que alemán por mi manera de ser", y si además ha jurado la Constitución, ¿qué más quieren? Sus medallas de oro son las de un auténtico español.

BUENOS DÍAS FLORILÁN