Criterios
BUENOS DÍAS FLORILÁN

Falta de cariño


8/mar/02 20:54 PM
Edición impresa

UNO NO SABE ADÓNDE vamos a llegar en esto de las relaciones entre parejas. Ya hay, como se sabe, matrimonios de homosexuales, de homosexuales con heterosexuales, de curas que salen del armario o de la sacristía y de curas que se casan con monjas que se han salido del convento. Como se ve, un amplio muestrario donde elegir, pero encima ahora se exige que el fuego amoroso que sustenta a la pareja normal de hombre - mujer, que ya parece más bien anormal, esté siempre encendido, es decir, que no decaiga. Por lo menos, así lo interpreta un juez de Málaga, que ha concedido la nulidad del matrimonio a una mujer, porque, según expresa, al día siguiente de la boda, o pongamos que a los pocos días, él dejó de ser cariñoso con ella. ¿Es que entonces el cariño, o, lo que es lo mismo, las caricias, son de "obligado cumplimiento", cada día y a cada hora?, se pregunta uno. Según la teoría de la citada autoridad judicial, lo que hubo en este caso es un error de valoración. La mujer se equivocó al valorar el grado de amor que el marido sentía por ella antes de casarse, y que se mostró en toda su falta, o crudeza, al día siguiente.

Uno no lo ve bajo el mismo prisma y puedo citar como referencia, aunque sea en contrario, aquella anécdota de todos conocida. La pareja que pasó la primera noche de luna de miel en el Mencey, y que al día siguiente, al bajar a almorzar al comedor, el camarero tomó nota de lo que deseaba comer el esposo. Al terminar, dirigiéndose a la flamante señora, le dijo:

- ¿Y a usted, señora, qué le gustaría?

Y la mujer, moviéndose melosa y cogiendo el brazo de su pareja, contestó:

- Mi marido sabe lo que me gusta a mí...

- Sí, contestó él, yo sé lo que te gusta a ti, pero, mujer, piensa que también tenemos que comer...

Querer que el cariño, las caricias, presida todos los actos de nuestra vida, a mí, particularmente, me parece una exageración. Está bien la caricia en la cama, cuando se está viendo juntos la televisión, o cuando la mujer está friendo unos salmonetes en la cocina y uno pasa junto a ella, pero, caramba, también cuando el camarero nos está tomando la comanda, nos parece una exageración. Porque, aparte de lo que yo pienso al respecto, si ese juez fuera a admitir todas las demandas de mujeres "no satisfechas", no daba avío.

BUENOS DÍAS FLORILÁN