Criterios

CARTAS AL DIRECTOR


9/mar/02 20:54 PM
Edición impresa
El euro en reales
Respetando siempre el valor "real" del euro. No debemos olvidar lo que fue un real. Cuyo significado es el de número real o valor real y verdadero o (sea efectivo), considerándose en sus orígenes como regio y suntuoso. En los tiempos, el valor del real cambiaba según el valor de la plata, en la Edad Media existía una moneda en cada feudo, siendo la moneda señorial de más valor que la del pueblo, considerándose más verdadera y más real la proveniente del pueblo que la de los señores, que por propios intereses estaba expuesta a continuos cambios de valor. La "Argéntea Real" era una moneda de plata que en los siglos del XV al XIX cambiaba de valor según la moneda en curso. El más común y conocido de los valores del real ha sido el de "cuatro a la peseta" (25 céntimos), y las monedas más usadas fueron los del agujerito, los "dos reales" (50 centimos) y los diez reales (250 céntimos o lo que es igual, dos pesetas y media, o también llamada el medio duro). Si queremos darle gusto a los viejos y hacerle esto del euro un poco más fácil, hablemos del real de euro, está claro que son 25 céntimos de euro... la pena es que no tengamos moneda en curso. Sí la tenemos para los dos reales... 50 céntimos. Aprovechando la universalidad del euro, tal vez nos recuerden el resto de los europeos por ser los 25 céntimos españoles la moneda más real de todas, aunque ahora no exista ni lleve al rey en la cara que nos corresponde.Espero que no tarde en salir a la luz el cuarto de euro... un real... Si esta medida se hubiese tomado unas décadas atrás, sería "francamente buena". Ahora podemos dejarlo como "realmente popular".
L

Emilio Bote

Sobre las televisiones

Estoy muy asqueado con la actitud que tienen las cadenas de televisión en este país. Es algo lamentable y vergonzoso. Empezamos por Televisión Española y su canal internacional. A mí me parece que tres horas de "culebrones" todos los días no sólo es demasiado, es algo pésimo. En esas horas, durante las cuales muchos niños ya han terminado el colegio y están en casa, no enseñamos cultura. Enseñamos unos sucedáneos de series baratas y mal habladas que me hacen dudar ser canario, español y europeo.

También hay quien ha tenido la brillante idea de emitir el programa "Gente" en el canal internacional de TVE. Desde luego hay que darle un aplauso al necio. Es de gente emprendedora hacer llegar a todas partes del mundo los sucesos como los secuestros, homicidios y accidentes que suceden en este país.

La publicidad, y esto es común en todos los canales, te desborda, es abusiva y burla la legalidad. Los innumerables vídeos musicales que hay que soportar, como si fuera la peor de las torturas, son muy cutres, antiguos y poco variados. Y por si fuera poco, en las horas más adultas nos inundan los fraudes telefónicos de línea 906, donde se aprovechan de los ignorantes e insultan la inteligencia humana. Lo dicho, lamentable.L

I.E.G. (Arona)

¿Admirada Chenoa?
Querido señor Borges, he leído su artículo "Admirada Chenoa" y me dirijo a usted para hacer unas puntualizaciones que considero necesarias. Pero, no se preocupe, pues los errores que ha cometido en esta carta imagino que serán fruto de su excesivo fanatismo y amor platónico hacia una cantante como Chenoa, de las que existen miles en el panorama musical.
Pasaré por alto su sarcástico, y a mi juicio fuera de tono, comentario sobre el peso de Rosa. Sin embargo, cuando hace referencia a que Chenoa es superior a Rosa me pregunto si en vez de la justicia no será usted el sordo.
En lo referente a su apreciación sobre David Bisbal, he de pensar que le pueden los celos, ya que él sí ha conseguido la atención de "su diva".
Pero lo que realmente me ha llamado la atención es su total desprecio hacia David Bustamante. Señor mío, no comprendo cómo con su bagaje cultural aún no ha entendido que un artista no es sólo aquel que canta bien, sino el que además, con su forma de ser, su sinceridad y simpatía, conquista al público. Tal vez por eso Chenoa nunca quedó favorita y, por supuesto, no ganó. Ella carece de esas cualidades y posee, en cambio, otras no tan apreciadas como la prepotencia, la soberbia y la arrogancia.
De todos modos, he de darle las gracias porque, después de leer su escrito, me alegro aún más de que no haya ganado Chenoa.
L

Olga Valverde Hernández

Las drogas en la escuela
La droga preocupa en Europa. Y no es para menos, vistas las muertes directas e indirectas que provoca su tráfico y consumo. Y quién sino las escuelas para prevenir su consumo. Por ello, los señores ministros europeos, con el español a la cabeza, hablan de introducir una asignatura en la educación secundaria que se podría llamar educación para la salud. ¿Quién puede dudar del beneficio de semejante idea? No se queden ahí, señores ministros. El filón da para muchas más "ideas", alguna de ellas, por cierto, no es nueva. ¿No les parecería interesante que todos los alumnos recibieran educación vial, para enseñarles a caminar con cuidado y con respeto a las normas de circulación, a los demás, así como para prevenir accidentes de tráfico y para mantener las calles limpias?
¿Qué decir de la educación medioambiental? Nadie dudará en que el conocimiento de nuestro entorno, su constitución, su funcionamiento y la comprensión y puesta en marcha de los mecanismos para mejor conservarlo, no merece una asignatura. Y ni con dos podremos abarcar tan amplios conocimientos. ¿Y la educación para la paz, para la convivencia y la solidaridad entre los pueblos? No me digan que no viene a cuento, en esta época de tantos terrorismos. ¿Para quién dejamos la educación sexual? No me digan que la prevención de embarazos no deseados o de las enfermedades de transmisión sexual no es digna de estudio y dedicación en el aula.
¿Qué me dicen de la educación del consumidor? ¿Acaso no es importante que el ciudadano, a la hora de comprar, no se fije sólo en el precio, sino también en otras características del producto tales como su composición, fecha de caducidad, si la tiene, sustancias nocivas utilizadas en su fabricación y, cómo no, las condiciones laborales de quienes lo produjeron? ¿Y la educación en valores democráticos, en el respeto a las opiniones ajenas, en la tolerancia y convivencia con otros pueblos, otras razas o religiones? ¿Acaso la Constitución no nos obliga a educar en democracia? ¿Qué menos que dedicar dos horas cada asignatura? Sumen señores políticos y añádanle:
Dos horas de religión o, en su defecto, actividades de estudio, que ningún Estado laico debe descuidar. Dos horas de actividades extraescolares, pues aunque algunos no lo sepan, el mundo no se acaba en las cuatro paredes del centro. Dos horas de exámenes, controles, pruebas orales y escritas, y para la corrección de las mismas. Dos horas de actividades lúdicas, que todo no va a ser esfuerzo y estudiar. Sumemos una media de dos horas más de fugas, fiestas, manifestaciones, paros, huelgas y demás. Añadamos dos horas de enfermedades, indisposiciones de profesores, de alumnos, o de ambos, que tanto da.
L

José A.C.

(Las Palmas)

"Operación triunfo"

Uno de los programas favoritos del público, actualmente, es "Operación triunfo", principalmente del público joven, aunque yo ya hace tiempo que pasé la veitena, y me gusta muchísimo verlos y oírlos, desde el principio... han ido evolucionando a más, y es gratificante ver a estas chicas y chicos cómo se han adaptado a las normativas de la Academia y consejos de los profesores, pues Nina es una profesora inflexible, pero amable y se le nota que los quiere; desde un principio destacó Rosa, que tiene una voz naturalmente privilegiada. ¡O sea! que todos cantan bien, y entre todos destaca: Rosa López Cortés.

Ya el programa está finalizando, y después de Rosa están David Bisbal y David Bustamante. David tiene una voz en falsete fina que puede alcanzar unos registros altos, y es muy majo; y David Bustamante es de aspecto latino, y de estilo de canción, también, me hizo mucha gracia cuando lo nombraron en tercer lugar, por lo visto no se lo esperaba y dijo chillando: "¡Gracias, Dios mío! ¡Gracias, Dios mío! ¡Coño, me cago en diez!" y salió corriendo (no sé a dónde).

Estos jóvenes sin dejar de expresarse como los de hoy, no han sido groseros, sino respetuosos con los profesores y la Academia que los han ayudado a hacerse un nombre en el mundo de la música, queden finalistas o no; se desprende que todos están orgullosos y agradecidos de haber pasado por la Academia, ya que para todos ha sido una experiencia inolvidable el haber tomado parte en "Operación triunfo". L

M.D.M.