Criterios
LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA

"Zona roja" en el Hospital Universitario


9/mar/02 20:54 PM
Edición impresa
PARECE QUE LAS SUCESIVAS denuncias, las gestiones ante los responsables y las quejas a diario ante auténticos actos de bandidaje en los aparcamientos del Hospital Universitario no sirven para nada. Por eso, la central Intersindical Canaria (IC) ha colocado unos carteles en lugares visibles del recinto con este texto: "Zona peligrosa. Asegure sus pertenencias y vaya acompañado".

Por lo visto, se avisa a los incautos que, como Hacienda, somos todos. Y como no existen en nuestro rico idioma calificativos para estas acciones y estas dejaciones, espero que la Real Academia de la Lengua invente alguno.

En la historia reciente de esta "zona roja", que llaman en Venezuela a los espacios marginales de "ranchitos" donde no se atreve a entrar la Policía sino en patrullas armadas, se cuentan, según Intersindical Canaria, sólo en el 2001, unos 21 robos, 31 destrozos en automóviles y 15 agresiones físicas, una de éllas con resultado de muerte. Algunos supuestos "guardacoches" ya han pasado de exigir el "impuesto revolucionario" a cosas mayores. Asaltan, agreden, roban y dejan perdidos a golpes los coches de algún "resistente" al "impuesto" o simplemente de alguien que les caiga antipático, ya sean médicos, otros empleados del HUC o visitantes, incluidos enfermos como la víctima mortal de la paliza el año pasado.

Según Intersindical Canaria, la gerente del HUC Doña Encarnación Campelo, en un escrito al delegado sindical, se comprometió, en el mes de noviembre último, a "tomar las medidas oportunas". IC se queja de que, tres meses después de ese compromiso, la situación no ha cambiado, por lo que el sindicato, por su cuenta, se decidió a colocar los carteles de advertencia. Cuando se ha acudido al Ayuntamiento de La Laguna, en cuyo término municipal se sitúa el Hospital, la Corporación se echa el ano fuera alegando que se trata de un recinto privado en el cual sólo tiene competencias su propietario, el Cabildo Insular de Tenerife. Que la Policía Local efectúa rondas como a otros puntos del municipio pero no puede establecer servicios especiales. Sólo se acude en casos de emergencia. El sindicato, además de pedir a los damnificados que denuncien los hechos en el Juzgado, ha comunicado las graves anomalías a la Gerencia del Hospital y al Consorcio Sanitario de Tenerife.
Cuando en el Hospital de la Candelaria se produjeron aquellos atracos nocturnos al personal que, al parecer, fueron abortados por una vigilancia especial, y ante amenazas frecuentes de los "cuidacoches" callejeros, un servidor sugerió al Ayuntamiento de Santa Cruz la posibilidad de crear una especie de "cuerpo de vigilantes" cuyo acceso podría hacerse por breve cursillo a lista de solicitantes. Así, a la par de crear puestos de trabajo, se legalizaría a esos sujetos/as, a los que se tiene actualmente por "malditos". Pero nadie se decide a poner sobre la mesa ese huevo... de Colón.
LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA