Criterios

CARTAS AL DIRECTOR


19/mar/02 20:55 PM
Edición impresa
Ataúdes de cemento en vida

La vida es de cada persona, tenemos que respetarla: un minuto, una hora, días, años. Por los escritos que aparecen en ciertos periódicos, algunos políticos como salvadores de vidas, buscando votos, intereses, o no, por inmadurez, en ofrecer centros, con criterios poco acertados, con total desconocimiento, sin razonamientos lógicos. Sin pedir asesoramiento a esas personas de edad madura, con el conocimiento de la universidad de la vida, sociedades de jubilados, etc., etc. Que es lo mejor para un centro de geratría que reúna lo que se merecen estas personas, que han sido el pilar de esta sociedad mal agradecida que mira más un euro que todas las pesetas que aportaron esas personas que solicitan la entrada a estos centros de geratría, por diversas causas: por necesidad de ciertos cuidados constantes, porque sus familiares no pueden prestar esta atención, por: trabajo, familias grandes o pequeñas, viviendas que no reúnen las necesidades necesarias. En fin, muchas causas que lo justifican y otras que no. Pero allá cada familia con su conciencia. El motivo es la propuesta de ofrecer la antigua cárcel, de la avenida Benito Pérez Armas, que ha sido recomendada para otras alternativas. Para una más justificada, como un centro geriátrico en Santa Cruz, con un parque, enfrente, mucha zona verde, espacios libres, llenos de árboles, con vida natural, donde estas personas, que se valen por sí mismas, puedan pasear, tomar el sol, coger una flor, una rama, etc., y también los familiares o buen amigo que van a visitarlos puedan sacarlos al parque, ya sea de paseo o en sillas con ruedas, etc. para compartir un grato momento de cariño, amor y comprensión con ese familiar o buen amigo que le aprecia. Tomar una manzanilla, un café, en las cafeterías que hay en las orillas del parque. En resumen, dar de forma generosa: ilusión de vida a esas personas. Es decir, un centro geriátrico, como vemos en ciertas películas europeas o americanas, que cuando nos vamos del centro, observamos que se quedan la mar de contentos y felices. Si ellos se sienten a gusto, nosotros también.Y por contrario olvidarse de la otra alternativa del Hospital Militar, que si bien sirve para otros menesteres (cemento y asfalto), no para un centro geriátrico. Para mi humilde criterio, el Hospital Militar, con todos mis respetos, es encerrar en ataúd en vida a estas personas, que merecen mucho y les debemos demasiado.
L

Carlos Brito Pérez

A mi marido

Es difícil discernir, catalogar a un individuo con un comportamiento retorcido, sobre todo cuando hay sentimientos, cuando no se actúa con el cerebro frío y calculador. Pero puedo decir que hay una frase para catalogarlo: - Cállate, tú no entiendes de esto o tú no sabes de lo que hablamos.

Me atrevo a decir que probablemente haya miles de frases que puedan decir o saber el tipo de individuo del que estamos hablando. Busca el hacerlo en un coloquio con más personas, para explayarse y así hacer más efectiva su humillación. Haciendo creer al mundo que es el señor de su vida, de la cual lleva el timón, de su familia, cuando la verdad es que miente, oculta, traiciona, utiliza y extorsiona hechos que jamás nadie estaría de acuerdo. Cuenta verdades a medias (mayores mentiras) y hace usurpaciones de lo ajeno con el simple derecho que se otorga en su propio beneficio. Su ego no se llena y el sacrificio da lo mismo, su pareja, su hijo, su madre, no hay límite. Convence sólo cuando no se le conoce o cuando a la persona que dice querer la tiene comiendo en su mano porque llega a convencerte que sin él no eres nadie. Y yo me pregunto, ¿a dónde llega el maltrato psicológico? ¿Cómo lo mide la justicia? (si es que lo hace), ya que su comportamiento es lento, retrógrado e injusto y encima cuando la posición económica es pobre de verdad ya puedes abandonar porque el asco te llega a hacer vomitar, se pasa parte de tu vida con angustias, ansiedades, nervios, llantos, sintiendo la soledad de una sociedad que necesita tener un aniversario para acordarse o quizás contar el número de víctimas, tanto de mujeres como de niños, a lo largo de un año. Sólo recordar que tras dos décadas de denuncias por parte de este sector tan desprotegido y viendo que la justicia es demasiado lenta, sólo queda recomendar a generaciones venideras una exhausta información de lo que es la convivencia, el matrimonio, la pareja, incluso el amigo que se va a vivir por una temporada a tu casa, da lo mismo, cualquier tipo de unión que pudiera recoger este mundo. Infórmensen, asesórense porque los compromisos no son los que tú aceptas, son los que la Ley recoge y donde un individuo, conociéndola y abusando de la confianza, se convertirá en el mejor prólogo para una película de miedo, siento tú y tus hijos los protagonistas. Y ahora sigan celebrando la nueva ley del divorcio... mientras no les afecte, o mejor, o más importante, mientras no sean hijos de padres separados o divorciados. ¿Quién se acuerda de ellos por muchas contemplaciones que estén escritas y mucho que se hable? ¿Qué padre le devuelve a su hijo el tener que dejar de estudiar para ponerse a trabajar de peón, cuando él tiene una empresa y le muestra su economía? ¿Y su angustia a sus malos ratos? L

M.A.

La historia se repite

"L avenir est un long passé", se suele decir en francés. Literalmente pierde mucho, pero más o menos significa algo así como que la historia se repite. Pero, en este caso, espero que no. Resulta que, con el pasado reciente del pueblo alemán, hablo por supuesto del holocausto por el cual supongo que se sentirán algo avergonzados, siguen los germanos, sin embargo, pensando y actuando de forma radical y perpleja.
No lo digo sólo por el hecho de que sea Alemania el país con más neo - nazis en activo, ni porque en Austria (patria hermana, amén de ser colaboradora en todos los sentidos) esté gobernando un partido de ultraderecha, ni tampoco por la continua exaltación de la raza aria por parte de algunos cabezas cuadradas que veranean en Las Américas... son muchos pequeños detalles.
El último: que un pueblo llamado Pardubice, en Bohemia del Este, no considere a Oskar Schindler como persona digna de ser honrada debido a su pasado nacionalista... ¡manda huevos!

De acuerdo, era miembro del partido nacional socialista y probablemente estuvo apuntado en las filas de las juventudes hitlerianas y todo lo que se quiera... pero arriesgó su vida y se arruinó por salvar a centenares de judíos que estaban condenados a muerte segura. Su conciencia pudo más que sus ideales.

Yo siempre he considerado un arrepentido como alguien sabio. Y en este caso concreto, fue un personaje admirable, sensible y digno de elogios.L

Jesús González

(Arona)