Santa Cruz de Tenerife
LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA

Hablar bien de tres alcaldes


19/mar/02 20:55 PM
Edición impresa

SON TRES ALCALDES, tres, los que saco hoy a la letra impresa. Pero no, contrariamente a la costumbre, para criticarles nada negativo. Varias veces he contado que, en el régimen anterior, había dos cosas en que a los periodistas nos daban "navy cert" en la crítica: los alcaldes y los cines. Y, más tarde, cuando empezó a regir la ley Fraga, la TV, varios espectáculos y algún que otro ministro, entre los que se llevaba la palma López Rodó. Y no porque lo hiciera mal, ya que sus planes de desarrollo fueron decisivos para poner al país a nivel europeo, sino porque el señor López Rodó era catalán, a los que entonces el resto de los españoles les tenía tirria.

El querido y recordado Ernesto Salcedo, director de este periódico y maestro de todos, me decía a mí, que era uno de los más quisquillosos, que era injusto meterse con los alcaldes por ser los únicos vulnerables cuando los ministros eran intocables. O sea, que los alcaldes, desde siempre, tienen endurecido el aguante más que cualquier otra autoridad.

Los tres alcaldes que merecen un elogio son uno canarión, Don Antonio Morales, presidente del Ayuntamiento de Agüimes; Don Pedro Martín, titular de Guía de Isora, y Don Salvador García, que manda en la Corporación Municipal del Puerto de la Cruz.

El Ayuntamiento que preside el señor Morales aprobó, por mayoría absoluta, en febrero pasado, una ordenanza por la que se limita a las once de la noche, de domingo a jueves, el horario en el que los menores de 16 años pueden estar en las calles de Agüimes con consentimiento paterno. Asimismo, se prohíbe la publicidad de alcohol y tabaco en todo el municipio y se crea una escuela de padres a cargo de cuatro profesionales en orientación familiar a tiempo completo. El señor Morales tuvo el acierto de consensuar con todas las familias del pueblo, prácticamente, estas normas y en el Ayuntamiento se han recibido sólo tres alegaciones. No habrá detenciones caso de incumplimiento, pero sí "invitaciones" de la Policía Local a que se retiren e informe correspondiente con citación del padre.

El Ayuntamiento que comanda Don Pedro Martín ha firmado un convenio con su personal en el que se prevé premios por matrimonio, natalidad y adopción. Por contraer nupcias se pagará al funcionario 150,24 euros, que menos da un ladrillo. Y, por hijos, cantidades variables que tampoco arruinan a la Corporación, pero se agradecen. Y al que adopte a un minusválido recibirá medio milloncejo de pesetas.

Y el Ayuntamiento portuense, que preside Don Salvador García, querido amigo y compañero de oficio, se propone neutralizar la "litrona" o "garrafón" con un jolgorio cultural y deportivo en el Lago de Martiánez. No se trata de abrir las bibliotecas de madrugada como sugirió una vez un concejal, porque los muchachos se dormirían sobre las mesas, sino de un programa bastante atrayente, donde la única bebida que se ingerirá será el agua de las piscinas que trague algún incauto.

LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA