Criterios
LO ÚLTIMO:
Detenido en Vitoria el presidente del centro cultural islámico por captación leer
EN POCAS PALABRAS EMILIO RACIONERO MENASALVAS

Primera dimisión


26/abr/02 20:57 PM
Edición impresa

LA QUE SE HA COBRADO EL 31 DE MARZO de 2002, respecto de lo acontecido aquel día: la mía. Un desencuentro con mi querido y respetado profesor Don Narciso Javaloyes me ha impelido a dimitir de la tertulia matutina en Radio Isla, la emisora con la que estaba colaborando desde hace siete años. ¿Y qué tiene que ver el aguacero del día 31 con el desencuentro y sucesiva dimisión? Pues que el desencuentro lo fue por causa de la actitud, en aquel día, del Impresentabilísimo Sr. consejero de la Presidencia del Gobierno de Canarias.

El presidente del Gobierno de Canarias, en función de las atribuciones que tiene conferidas, nos "regaló" a los sufridos administrados un consejero de la Presidencia que a lo peor nos merecíamos. ¡Fuerte desgracia, compadre! Así se ha puesto de manifiesto durante los hechos acontecidos ese aciago día 31 en que fue el Sr. alcalde de la ciudad quien parece que asumió las actuaciones de emergencia sin que hubiese un Plan adecuado a lo que estaba sucediendo. Voluntarismo emergente al fin y al cabo. ¿Plan de emergencia?... en el Boletín Oficial de Canarias, supongo yo. Y sólo ahí y en algún anaquel de la Administración.

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife había venido a aprobar muy recientemente un Plan de Protección Civil que, lógicamente, ni informado a la ciudadanía estaba. Y desde luego tardío. Lleva ATI gobernando el Ayuntamiento de Santa Cruz más de veinte años. ¿Qué ha hecho al respecto durante todo ese tiempo? Bien poco o nada. O meter la pata hasta el corvejón. Corría el período municipal 83/87 y regía el Consistorio Don Manuel Hermoso. Y en el Ayuntamiento había una oficina de Protección Civil que estuvo preparando documentación técnica del municipio, inventario de recursos disponibles en todas las zonas del municipio con identificación del recurso, propietario, localización, etc., etc. ¿Y en qué acabó aquello?... en algún contenedor de basura porque, entonces, ni el papel se reciclaba. Y ello por decisión de la autoridad.

Tras este inciso municipal quiero volver a nuestro Impresentabilísimo consejero y que dejó marchamo de tan merecido título, que yo le otorgo, en la comparecencia parlamentaria de triste recuerdo y al efecto de la tragedia. Pero claro, si el presidente del Gobierno, que es quien nos lo "regaló", le permite decir y actuar como el Impresentabilísimo lo hace es porque asume la responsabilidad de los actos de éste. En tal caso, la oposición parlamentaria ya tendría que haber presentado una moción de censura contra el presidente del Gobierno por no haber cesado a su consejero de la Presidencia, ya que al Impresentabilísimo ni se le ha pasado por la cabeza el dimitir.

¿Qué "fuerza de cohe...sión" tiene el Impresentabilísimo consejero para estar todavía en el Gobierno y además habiendo dejado tan nefasto recuerdo por las Consejerías que ha ostentado con anterioridad; la penúltima, la de Sanidad? Allá por donde ha pasado ha dejado muestra de ineficiencia e ineficacia respecto del bien común. Y sigue. Y el consejero de Obras Públicas subiéndose a la misma ola y dice que es "injusto y demagógico" intentar atribuir responsabilidades por lo acontecido en el temporal. Lo dice quien es responsable de que los barrancos estén obstruidos por obras públicas en su otrora accesos al mar. Por decir lo dicho merecería ser cesado, pero tampoco. ¿Seremos capaces de cesar al presidente del Gobierno? Me temo que tampoco. Así somos. Así merecemos ser tratados.

EN POCAS PALABRAS EMILIO RACIONERO MENASALVAS