Criterios
JOSÉ VICENTE GONZÁLEZ BETHENCOURT *

Hipocresía con la inmigración ilegal


9/jun/02 21:00 PM
Edición impresa
EL ESPECTÁCULO BOCHORNOSO e irresponsable que han dado en los últimos días los dirigentes de CC y PP, respecto a la utilización o no de la antigua prisión provincial de la Avenida Benito Pérez Armas como centro de retención de inmigrantes ilegales, demuestra que a los lógicos riesgos que de por sí tiene este problema hay que añadir la incapacidad y peligrosidad de quienes desde el gobierno han sido elegidos para solucionarlo. Con la tradicional indefinición populista del alcalde de Santa Cruz, Miguel Zerolo, que tira la piedra y espera la respuesta y el apoyo de otros, declara que se niega a la decisión adoptada por la Delegación del Gobierno de Madrid de alojar a los inmigrantes sin papeles en dicho edificio santacrucero, al mismo tiempo que se contradice reconociendo que hace dos años sí ofreció dicho centro penitenciario para ello. El alcalde de Las Palmas, José Manuel Soria, del PP, y Marcial Morales, consejero del Gobierno de Canarias de CC, salen al paso de las declaraciones del alcalde de Santa Cruz, y pronunciándose en su nombre, dicen que Miguel Zerolo ha cambiado de posición y acepta el centro de retención de inmigrantes ilegales en dicha prisión también conocida como Tenerife I. Y mientras tanto el alcalde intenta quedar bien con todas las Asociaciones de Vecinos que se oponen a esa posibilidad, lo que no consigue porque ya le han calado la táctica de decir sí o no, según y a quién convenga. Y Marcial Morales afirma ahora que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife no estaba informado y le echa la culpa al delegado del Gobierno, Antonio López. Y el Cabildo de Tenerife se desmarca con la excusa de solicitar a sus abogados si el edificio le pertenece, y ahora están buscando los papeles de 1929 para revisar, una vez más, las condiciones de cesión del solar al Estado para construir un centro penitenciario. De esta forma afrontan CC y PP uno de los problemas más graves de Canarias, ya por encima de la inseguridad, el paro, la drogadicción, el alcoholismo, la sanidad y la educación, entre otros. El pasado domingo comentaba el trato inhumano a los inmigrantes que por razones de seguridad, pobreza o simplemente hambre, deciden meterse en una patera, dejarse extorsionar pagando sumas considerables, normalmente todos sus ahorros; y una vez aquí, si no mueren en la travesía, acabar muchos de ellos en la delincuencia o prostitución como única alternativa que les ofrecen las misma mafias que los traen, una vez cerrada desde hace un año la costa de Andalucía y abierta la canaria. Por eso desde el Partido Socialista no estamos en contra de los inmigrantes ilegales engañados, pero sí frente a los que por activa o pasiva están fomentando la inmigración ilegal y aprovechándose miserablemente de ella. La libre circulación de personas es una realidad europea a la que no podemos renunciar, y concretamente Canarias precisa la inmigración legal de determinadas profesiones y trabajos, aunque cada vez menos.
La decisión de alojar inmigrantes ilegales en la antigua prisión provincial nos ha parecido precipitada, en cuanto que no existe ni siquiera un acuerdo de todas las Administraciones implicadas, ni tampoco la garantía de lo que sucederá pasados los cuarenta días preceptivos de internamiento. Y por otro lado, entendemos que los habitantes de la zona ya han demostrado su generosidad con el sobrecargado albergue municipal, y en este sentido apoyamos a las Asociaciones de Vecinos. Pero lo más preocupante de todo esto es la hipocresía descarada que ante este problema están demostrando los dirigentes tanto de CC como del PP.

* Presidente del Grupo Socialista del Cabildo de Tenerife

JOSÉ VICENTE GONZÁLEZ BETHENCOURT *