Criterios
BALONCESTO:
foto del aviso
Cómodo triunfo del Iberostar Tenerife frente al Fribourg Olympic leer
CRISTINA TAVÍO ASCANIO *

Un paso más


9/jun/02 21:01 PM
Edición impresa

LA REFORMA POLÍTICA de 1977 respondía a la necesidad sentida, por los primeros Gobiernos de nuestra joven democracia, de ensayar una fórmula transitoria que allanase el camino para la definitiva implantación de las Autonomías, de las Nacionalidades y de las Regiones, que garantiza el Artículo 2 de la Constitución Española de 1978. Para Canarias, el presidente Suárez a través del Decreto-Ley 9/1978, establecía un régimen preautonómico instituyendo la "Junta de Canarias" como órgano de gobierno de las Islas. La importancia de los Cabildos en nuestro proceso autonómico quedaba acreditada en la propia composición del Pleno de la Junta.

En cuanto a nuestro Estatuto de Autonomía, les diré que se creó por el procedimiento general, por lo que tenía un techo competencial limitado. Pero por distintas razones, hasta la LOTRACA (Ley Orgánica 11/1982), no se conseguía una transferencia genérica a la Comunidad Autónoma de Canarias. De esta manera se concedía a esta Región un merecido trato de favor respecto a las Comunidades Autónomas que se constituyeron por la vía del 143.2, precisamente en consideración a su peculiaridad geográfica y su tradicional sistema de régimen económico y fiscal, pero sin llegar aún a equipararse a las autonomías de primer grado. Con posterioridad, la Ley 4/1996 de reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias, catorce años más tarde, integraba las competencias asumidas mediante la LOTRACA.

Como ya expresé el 3 de febrero en mi colaboración habitual en este periódico, en línea con los postulados de nuestra formación política, "la administración, como la propia actividad de los poderes públicos, debe estar en continua revisión con el objeto de que ésta sirva de ayuda a la sociedad". Existe un alto nivel de autogobierno en todas las Comunidades, ahora hace falta que ejerzan eficazmente esas competencias y que las transferencias se hagan también en favor de los Cabildos Insulares y de los Ayuntamientos. Lo digo porque en esta Comunidad Autónoma se ejercen las competencias por triplicado: desde el Ayuntamiento, desde el Cabildo, y también desde la Comunidad Autónoma.

Para el Partido Popular de Tenerife no son conceptos nuevos. Me explico: si los ciudadanos canarios en las elecciones de mayo de 1995 hubieran confiado en nuestro proyecto de Gobierno autonómico, Canarias hoy sería una Comunidad más racional y moderna porque, ya entonces, alertábamos de que Canarias, por su realidad insular y por la existencia de múltiples niveles administrativos, era entonces, y sigue siendo hoy, la Comunidad Autónoma de España con una mayor carga burocrática. De ahí que desde aquel momento venimos exigiendo en Canarias una redefinición de nuestro modelo administrativo. En todo caso, bajo los principios de mayor eficacia y ahorro del gasto público.

Urge, primero, una mayor autonomía y descentralización hacia los entes locales (Cabildos y Ayuntamientos). Segundo, corregir las triplicidades administrativas, ya que todos los días tenemos ejemplos donde instituciones de distinto ámbito territorial realizan la misma función; les cuento uno: no puede ser que, por tener todos competencias en Turismo, a FITUR, a la World Travel Market y a la feria alemana de turismo (y seguro que a alguna feria más que se me olvida), vayan 31 concejales de turismo de los Ayuntamientos de Tenerife (que si lo llevamos al ámbito regional serían 87 concejales), además de los consejeros de turismo de los 7 Cabildos, las empresas públicas de los Cabildos Insulares, y los directores generales de la Consejería de Turismo, su viceconsejero, el consejero, además de Saturnos, martes y domingos, porque esas ferias suelen durar más de dos días.

Y la tercera urgencia es mejorar la calidad del servicio, abaratar su coste y atender personalmente al ciudadano al atribuir mayor número de competencias a las administraciones más próximas, lo que implica necesariamente que sean más cercanas.

Tengo la firme convicción que, siendo una autonomía joven, tenemos un largo camino recorrido. Pero espero que coincidan conmigo en que aún quedan muchas cosas por organizar mejor.

* Presidenta del Partido Popular

de Tenerife

CRISTINA TAVÍO ASCANIO *