Criterios
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
May supera la moción de confianza como líder del Partido Conservador leer
LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA

Revoltura política


10/oct/02 21:10 PM
Edición impresa

ANDA REVUELTO el panorama político en estos Peñascos. Y eso no es bueno porque si cuando la política funciona supuestamente normal, nuestros gobernantes y nuestros partidos sólo dan en el clavo cuando se equivocan, supónganse ustedes lo que habrá que esperar cuando, como ahora, estamos empeñados en una lucha de todos contra todos. Lo peor es que van quedando muertos en el camino, y algunos son realmente valiosos y se echarán de menos. Pocos de estos cadáveres políticos resucitan luego y se encarnan en otras opciones. Es el caso de Don Lorenzo Olarte, pero éste no encuentra dónde encarnarse porque todos los partidos y coaliciones le temen. Temen, aclaro, los follones que arma donde quiera que va, que para eso es un viejo zorro y no se divierte si no joroba a tres o cuatro adversarios, algunos de los cuales fueron antes compañeros entrañables y, es verdad, aprovecharon la influencia y el saber del veterano político para medrar. Por ejemplo, y está feo señalar pero señalo, Don José Carlos Mauricio.

Don Benicio Alonso, es otra destacada víctima todavía caliente. El señor Pintado, Don Eduardo, le acompañó en la estampida del PP, pero Don Eduardo, dice la presidenta de ese partido en Tenerife, es un "militante pasivo", o sea, que ni pincha ni corta. Sólo habla en "Canal 7" y se endiosa que da miedo. Por cierto, personalmente, no me agrada el supuesto estira y encoge que achacan a Don Benicio, al que admiro y con cuya amistad me honro. El señor Alonso, como un caballero que es, declaró públicamente que al marcharse del PP, dejaba su puesto en el Cabildo, porque interpreta que ese cargo es del partido y no suyo. No aplaudí la decisión porque lo que se espera no se jalea, sino se toma como una reacción lógica y natural. Pero luego leo en la Prensa que Don Benicio iba "a pensar si marcharse o quedarse". Quedaría decepcionado si tuviera que incluir a Don Benicio en la relación de los Sáenz, de los González, de los Lorenzo, de los Pintado, que ése no deja la poltrona cabildicia ni que lo arrastre una yunta de bueyes, y de otros varios.

No sé si será por lo mismo o por los enfrentamientos ocultos que se han producido en el seno del PP regional durante o después del X Congreso, otro político valioso ha abandonado el cargo de concejal y portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. No se ha dicho que Don José Emilio García Gómez, que es esta persona, se va también del PP, pero si se retira de las actividades del partido será lo mismo. Y esto es lamentable porque elementos como García Gómez son necesarios en la política canaria. Hizo lo que pudo en el grupo popular de la cooperación santacrucera de la que fue alcalde y un buen alcalde, aunque a veces, este periodista, y amigo suyo, le haya criticado con dureza. Y ayudó certeramente en el gobierno municipal de esta ciudad. Pero, curiosamente, ocurre que quien tiene que sustituirle por figurar en la lista, o plancha que dicen en Venezuela, es Don Marcos Lorenzo, que ya no es del PP porque se pasó al CCN. Por lo que si accede a la concejalía, porque yo no sé si hay lagunas legales en este asunto, ingresará en el Ayuntamiento como tránsfuga anticipado, que no sé si será el primero en la historia.
LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA