Criterios
COMENTARIO NACIONAL MANUEL ALCÁNTARA

Al plato y a las tajadas


2/nov/02 21:12 PM
Edición impresa

HA PROPUESTO ZAPATERO endurecer el régimen de incompatibilidades de los parlamentarios, que es muy blandito. La verdad es que muchos de ellos son incompatibles con la palabra hablada y peroran por escrito. "Hablar es examinarse", decía mi inolvidable Luis Rosales, y ellos llevan chuletas a los exámenes. Son incapaces de improvisar, más allá de "señores diputados", dos palabras seguidas, y se limitan a leer lo que les han redactado sus "negros", que siempre tiene el mismo color. Lo que razonablemente propone el joven líder socialista es que una empresa no puede contratar a alguien en función no de su presunta valía, sino del puesto que ocupa en el Parlamento. Hace falta mucha cara para hacerlo, pero eso entre nosotros jamás ha sido un obstáculo.

No se puede estar al plato y a las tajadas, aunque sea plato único y coman a dos carrillos. O al vado o a la fuente. La Ley de Incompatibilidades no parece regir para estos oradores silentes que nos representan. Se comprende el mérito que tiene leer en el Congreso textos ilegibles, pero se entiende menos que al mismo tiempo asesoren empresas a las que pueden incumbir sus resoluciones. No se conforman con lo que le pagamos entre todos y es que hay gente que, como dice José Luis Coll, daría cualquier cantidad de dinero por tener más.

Otra propuesta de Zapatero, que está acelerando el cambio tranquilo, es que haya elecciones con listas abiertas y se sustituyan las costosas campañas electorales por debates. Es cierto que en los mítines se gasta mucha luz, quizá para compensar las pocas luces de los oradores.
COMENTARIO NACIONAL MANUEL ALCÁNTARA